La aspirina cumplió 120 años de brindar sus beneficios en el mundo

| 20 de Agosto de 2017 - 00:00

Este fármaco es utilizado también en la cosmética casera y es uno de los principios activos relevantes para la OMS.

Pocos medicamentos tienen tantas propiedades como la aspirina: es analgésica, antiinflamatoria, antipirética y antiagregante plaquetario, porque inhibe la acumulación de plaquetas en los vasos sanguíneos.

En realidad fue el químico francés Charles Frédéric Gerhardt quien creó la fórmula original de la aspirina ácido acetilsalicílicen en 1853.

Fue en 1899 cuando el farmacólogo alemán Heinrich Dreser, del grupo farmacéutico Bayer, describió sus propiedades terapéuticas como analgésico y antiinflamatorio y la registró como marca bajo el nombre de aspirina.

En un principio, este medicamento se comercializó en forma de polvo, para posteriormente convertirse en una tableta.

El 6 de marzo de 1899, la compañía farmacéutica alemana Friedrich Bayer & Co patentaba la aspirina, bajo el nombre comercial del ácido acetilsalicílico. Esta popular droga era, además, fabricada originalmente a partir de un químico encontrado en la corteza de los árboles sauces. Su ingrediente activo, la salicina, fue utilizado en la medicina popular desde la época de la antigua Grecia, cuando Hipócrates la usaba para aliviar el dolor y la fiebre.

Consumida con moderación debido a su sabor desagradable y tendencia a producir daños en el estómago, los médicos comenzaron a darle un uso profesional a mediados del siglo XIX.

En 1897, el empleado de Bayer, Felix Hoffman, produjo una forma de la droga fácil de tomar y con un sabor más agradable.

Después, la empresa la patentó como aspirina y rápidamente se convirtió en el medicamento más popular del mundo.

Asimismo, en 1915, ya se la podía conseguir en forma de comprimidos y sin receta médica. La patente de Bayer expiró durante la Primera Guerra Mundial y el nombre de la empresa fue adquirido por $ 5,3 millones por la Sterling Products Company.

 Luego de la Segunda Guerra Mundial, Bayer volvió a surgir como una empresa individual y, en 1994, recuperó los derechos del nombre, logo de su marca y de la venta de su producto más famoso.

Se conoce que la aspirina también es útil en el ámbito doméstico, tanto así que hoy en día muchas mujeres la utilizan como mascarilla para la cara en combinación con miel.

 Además de ser muy fácil y barata, es recomendada para exfoliar y dar vida a la piel.

Cuando se sintetizó la sustancia base de este medicamento, el químico alemán y colaborador de la farmacéutica buscaba la cura para los dolores que sufría su padre debido a la artritis.

Actualmente, forma parte de la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cuales son tratamientos para cubrir las necesidades de atención de salud prioritarias de la población y son elegidos según la prevalencia de las enfermedades.

Asimismo se pretende que estas medicinas estén disponibles, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, así como a un precio asequible para las personas y la comunidad en general.

También se ha utilizado mucho a bajas dosis como preventivo de ciertos riesgos cardiovasculares, aunque esta recomendación está actualmente en debate.

La palabra aspirina proviene del nombre Spiraea, el género de arbustos que son fuente natural del ácido acetilsalicílico, el ingrediente analgésico del famoso medicamento. Foto: publimetro.com.mx

La aspirina tarda en actuar

Los medicamentos administrados por vía oral, una vez que nos los tomamos, tardan un tiempo en realizar su efecto, ya que para empezar a desarrollar su acción farmacológica deben llegar a la sangre. Para que esto suceda deben pasar desde el aparato digestivo, por donde los hemos introducido, al torrente sanguíneo en un proceso que se llama absorción.

Esta puede producirse tanto en la boca vía sublingual (debajo de la lengua), en el estómago, o bien en el intestino delgado o grueso.

En el caso del ácido acetil salicílico, esta se produce en el intestino, última parte del tracto digestivo y tiene lo que se considera una absorción lenta, por lo tanto tarda un poco en actuar.

Normalmente es entre una y 2 horas desde que tomamos un comprimido de aspirina, cuando la mayor cantidad de ácido acetil salicílico llega a la sangre y empieza a ejercer su efecto.

Un estudio halló que quienes tomaron dosis regulares tuvieron un menor riesgo general de padecer cáncer gastrointestinal.

De igual modo, en 1993, la Asociación Estadounidense para el Corazón recomendó su uso como medida preventiva de riesgos cardiovasculares. (I)