Domingo, 27 Agosto 2017 00:00 Séptimo día

Portafolio Gráfico

Galápagos, la arquitectura natural que se afinca en las retinas

Galápagos, la arquitectura natural que se afinca en las retinas
Foto: Isabel Hungría / EL TELÉGRAFO

Desasidas de todo lo fatuo, las ‘Islas Encantadas’ inducen a sus visitantes a reencontrarse con la naturaleza, a disfrutar de sus playas y a preservar el medio ambiente.

Isabel Hungría Símbala

Santa Cruz.-

“Muchas personas atacan el mar, yo le hago el amor”. La extravagante frase del navegante francés Jacques Cousteau quizá refleja todo lo que la profundidad marina le inspiró.

Y su prosopopeya se reaviva cuando advertimos que el jardín turquesa insondable es, ciertamente, bramido, agitación, deseo -codicia para los grandes barcos pesqueros-, amor, creación y vida.

Las islas Galápagos, ornamentadas con sus exóticas especies, son un testimonio de vida, de ahí que lobos marinos, tortugas o iguanas cohabiten completamente ajenos a la crueldad del hombre y copulen sin miedo, sin pudor (¿como Cousteau?), preservando vida.

Las Grietas, El Muro de las Lágrimas o Los Túneles, sitios de belleza deslumbrante, muestran el talento, y el amor, con los que la caprichosa arquitectura natural esculpió a Galápagos. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 27 Agosto 2017 10:22

Publicidad

Últimas noticias