Domingo, 22 Enero 2017 00:00 Séptimo día

Tendencias

Extrema derecha francesa apuntala en redes su ruta al Palacio del Elíseo

Foto de archivo de la campaña presidencial de Marine Le Pen en 2012 frente a la estatua de Juana de Arco en París.
Foto de archivo de la campaña presidencial de Marine Le Pen en 2012 frente a la estatua de Juana de Arco en París. Foto: AFP

El Frente Nacional ataca en distintas plataformas a los rivales de Marine Le Pen. Los conservadores no reaccionan.

Agencia AFP

París, Francia.-

En la carrera a la presidencia francesa, la extrema derecha dispone de una fuerza de ataque sin parangón en las redes sociales, que utiliza para imponer sus puntos de vista y desacreditar a los rivales de la candidata Marine Le Pen.

Desde que la derecha designó a su candidato, François Fillon, a fines de noviembre, la formación de extrema derecha francesa, el Frente Nacional (FN), lleva a cabo una campaña activa bajo la etiqueta #LeVraiFillon (El verdadero Fillon) en la que difunde a diario sus declaraciones sobre el islam, la situación de los extranjeros, la reforma de la seguridad social. Esto, con un solo objetivo: desacreditarlo.

El partido también tiene en la mira a Emmanuel Macron, que los sondeos colocan entre los candidatos favoritos junto a Fillon y Le Pen.

“#Macron ministro de Economía son 400 mil desempleados más”, tuiteó Nicolas Bay, secretario general del FN.

“Funciona de manera excepcional, los otros tienen mucha dificultad para contraatacar, el equipo de Fillon parece que no está muy acostumbrado a esto. Son operaciones que vamos a repetir permanentemente”, aseguró David Rachline, director de campaña de Marine Le Pen, para quien las redes sociales permiten “una relación con los franceses sin filtro”.

Esta comunicación se inscribe en una estrategia ya antigua. En 1996 el FN fue el primer partido político en crear su página internet para evitar a los medios tradicionales. Hoy, los cuadros del partido tuitean sin parar.

Tanto en Facebook como en Twitter Marine Le Pen suma más de un millón de seguidores. Una audiencia superior a las de los otros candidatos a la presidencia. Le Pen no duda en utilizar las redes sociales para “dirigirse directamente al pueblo”.

En Austria, el partido de extrema derecha FPÖ también apostó a una difusión masiva de mensajes en Facebook en la presidencial de 2016, que terminó finalmente con la derrota de su candidato. En Estados Unidos “el cambio total del lugar del debate público” dio un impulso a la campaña de Donald Trump, señaló Benoit Thieulin, fundador de Netscouade, una agencia de comunicación digital.

“La ventaja de una red social es que no tiene oposición. (El candidato) difunde su palabra sin que lo moleste algún periodista que podría contrariar el discurso”, observa Christian Delporte, experto en comunicación política.

Para ampliar su audiencia, el Frente Nacional lleva a cabo acciones concertadas difundiendo en diferentes cuentas el mismo mensaje al mismo tiempo, como la reciente serie visual destinada a demostrar que las ideas de Marine Le Pen son “mayoritarias en Francia” y que declina cada propuesta con un sondeo favorable.

Impresión de masa

Además de su propia red, el Frente Nacional cuenta con la caja de resonancia del sector de la extrema derecha, muy implantado en las redes sociales, según Dominique Albertini, coautor de La Fachoesfera, un libro dedicado al tema.

Como ejemplo se puede citar la campaña #FaridFillon, que muestra al candidato François Fillon como cercano a los sectores islamistas, una estrategia que ya se utilizó contra el ex primer ministro Alain Juppé durante las primarias de la derecha utilizando el hashtag #AliJuppé.

“Es lo que dice el FN con palabras más elegidas, pero va en el mismo sentido”, observa el especialista Dominique Albertini para quien la “lógica de redes” permite al Frente Nacional “recoger los frutos de estas operaciones sin mojarse”.

Marine Le Pen niega que el FN haya lanzado esa campaña, pero alimenta al mismo tiempo el debate: “La verdadera pregunta es cuál es la relación de François Fillon con los fundamentalistas islámicos”, lanzó, interrogada sobre el tema.

Durante la campaña presidencial, los periodistas especializados en redes sociales se preparan para una multiplicación de tuits y de hashtags emitidos por la ‘fachoesfera’ para dar una impresión de masa e imponer sus temas a la prensa tradicional.

Otras estrategias virales, como citas erróneas o sucesos de sociedad a veces viejos, permiten propagar discursos nacionalistas o xenófobos. “A partir de tendencias esperan llegar a ser visibles fuera de su propia red”, explicó Nicolas Vanderbiest, autor del blog Reputatiolab.

“La gente se pregunta qué es ese hashtag, lo descubre y entra en contacto con ‘la información’”. (I)

Cuentas ‘troll’ en Francia replican mensajes en contra del postulante François Fillon porque supuestamente está a favor de la ‘islamización’ de la sociedad.

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Especial

Especial

Especial multimedia

Especial multimedia

Publicidad

Promo-galeria