Domingo, 02 Octubre 2016 00:00 Séptimo día

El Partido Socialista Obrero Español se queda sin líder

En los exteriores de la sede del PSOE en Madrid, simpatizantes de Sánchez respaldaban su postura de decirle no al PP. La Policía custodiaba las instalaciones.
En los exteriores de la sede del PSOE en Madrid, simpatizantes de Sánchez respaldaban su postura de decirle no al PP. La Policía custodiaba las instalaciones. Foto: AFP

Pedro Sánchez renunció tras perder la votación en la que solicitaba la convocatoria a un congreso exprés.

Agencia AFP/Publico.es

Tal y como lo prometió Pedro Sánchez renunció a la secretaría general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) luego de perder la votación en la que pretendía convocar a un congreso exprés.

Minutos antes de presentar su dimisión, en la reunión del comité federal, había perdido por 133 votos en contra y 107 a favor la votación sobre la celebración de un congreso. Sánchez había solicitado dicho cónclave junto con unas elecciones primarias para revalidar su liderazgo, después de que el sector crítico del PSOE tratara de derribarlo esta semana.

Sánchez estaba gravemente debilitado desde que el miércoles dimitió, en bloque, cerca de la mitad de la cúpula dirigente del partido. Por ello espera recuperar su impulso convocando unas primarias el próximo 23 de octubre, con la esperanza de que los militantes lo revaliden en el cargo.

Sus detractores, recibidos ayer por los simpatizantes de Sánchez a gritos de “traidores”, “golpistas” y “fascistas”, no reconocían, sin embargo, su autoridad y querían que el partido quede de forma interina en manos de una gestora.

En caso de que prosperara esta opción y no la convocatoria de unas primarias, Sánchez dijo el viernes que dimitiría. “No podría administrar una posición que no comparto”, señaló el líder socialista de 44 años, quien en 2014 fue elegido por la militancia.

El nudo del conflicto está en si el PSOE sigue impidiendo que el conservador Partido Popular (PP) gobierne en minoría, posición que defiende Sánchez, o si, por el contrario, debe abstenerse en el Parlamento y permitir que Mariano Rajoy siga como presidente del Ejecutivo, tras más de 9 meses de interinidad.

Pedro Sánchez ha insistido en que no se debe facilitar el gobierno al PP, sino explorar un ejecutivo alternativo con el apoyo de los izquierdistas de Podemos, de los que muchos no se fían en el PSOE.

La alternativa supondría buscar un acuerdo con los nacionalistas catalanes, quienes piden un referendo de independencia lo que rechaza el PSOE.

Los críticos del actual secretario general socialista le contestan que con 85 diputados en el Parlamento no se puede gobernar, y le reprochan haber cosechado los peores resultados históricos para el PSOE en las elecciones generales de diciembre y junio.
Inicio caótico

“¡No es no!”, gritaban más de cien militantes afines a Sánchez, congregados frente a la sede del partido para defender la firme oposición de este a que los socialistas faciliten un gobierno en minoría de la derecha.

Pasado el mediodía, el bloqueo era total entre los 2 bandos enfrentados en el comité federal del PSOE, una especie de “parlamento” del partido formado por cerca de 300 integrantes.

Al salir para un receso, los participantes indicaron a la prensa que hasta ese momento no había acuerdo sobre el orden del día.

Pasadas las 5 de la tarde, el Comité federal no se instalaba oficialmente, informó el portal Público.es a través de tuits publicados por los asistentes. Lo más complejo de la reunión era que no se llegaba a un acuerdo sobre qué votar.

En los exteriores del edificio permanecían simpatizantes y representantes de los medios de comunicación que pugnaban por información sobre lo que pasaba al interior de la sede partidista. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Publicidad

Promo-galeria