Domingo, 17 Septiembre 2017 00:00 Séptimo día

Tendencias

El hangueo, alternativa de diversión que cada día gana más seguidores

En Love Tattoo Parlour se desarrolló el Hang Vol. 2, durante el cual hubo un jam de dibujo. Una joven posó mientras algunos asistentes la dibujaban en hojas en blanco.
En Love Tattoo Parlour se desarrolló el Hang Vol. 2, durante el cual hubo un jam de dibujo. Una joven posó mientras algunos asistentes la dibujaban en hojas en blanco. Foto: Juan Carlos Holguín / EL TELÉGRAFO

La moda consiste en salir con los amigos a tomarse un trago mientras se disfruta de un evento artístico.

Juan Carlos Holguín

Es noche de viernes, noche de diversión, noche de hangueo. En el local de Love Tattoo Parlour, ubicado en la avenida principal de la cdla. Entreríos, David Bowie, en un lento susurro amplificado por los parlantes, se pregunta ‘Who’ll love Aladdin Sane, battle cries and champagne just in time for sunrise’.

El disco en vinilo de 33 R.P.M. que data de 1973, año en que el cantante británico publicó el álbum Aladdin Sane, suena bajo la mirada experta de Andrés Yánez, más conocido en redes sociales como Bee Vinyl.

Mientras la música llena cada espacio, algunos asistentes se toman una copa y observan a los artistas Carla Bresciani y Shamo8, quienes trabajan a cuatro manos para dibujar un mural.

La noche avanza y David Bowie le da paso al canadiense Mac DeMarco con un melódico ‘This old dog’. La creatividad flota en el aire. Una joven vestida con licra, top y gorra negros posa en una sala, mientras tres personas dan rienda suelta a su creatividad y la dibujan, cada uno desde su perspectiva.

Hojas en blanco les sirven para plasmar su mirada personal sobre la modelo. En este jam de dibujo (modalidad en la que los artistas pintan una modelo en vivo) no importa quién lo hizo bien o mal.

Es más, aquí no hay bueno ni malo, solo existen diferentes maneras de expresar el arte.

Esta fiesta artística hizo parte del Hang Vol. 2, realizado el viernes 8 de septiembre en Love Tattoo Parlour. El evento se enmarca dentro de una nueva tendencia que cobra fuerza en Guayaquil y que ya se vive en varios países: HANG OUT, que significa ‘salir con los amigos’.

Artistas como el DJ Andrés Yánez, conocido como Bee Vinyl (foto arriba), y Ricardo Pita (foto abajo) se han presentado en los Hang realizados en Love Tattoo. Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

De aquí se desprende el término ‘hanguear’, aunque en algunas partes se utiliza ‘janguear’. El hangueo (o jangueo) es común en países como Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, España, México, Perú, Puerto Rico y Venezuela. En la ‘Isla del encanto’ hay grupos en redes sociales como ‘Jangueo en Puerto Rico’, y establecimientos nocturnos promocionan las ‘noches de jangueo’.

“Hanguear se le dice a pasarla bien, escuchar música, tomarse un trago, ver un concierto  en un ambiente tranquilo y estar a gusto. Creo que aquí se logra eso”, afirma Rocío Fuente, representante del sello discográfico Poli Music, que se dedica a la promoción e impulso de artistas ecuatorianos.

Ella estuvo en el Hang Vol. 2. “Entre ‘Chimo’ Solórzano (propietario de Love Tattoo) y yo hicimos una lluvia de ideas y al final decidimos que ese nombre representa todo el concepto que manejamos en el evento. La palabra significa que la estás pasando bien con tus amigos”.

El Hang Vol. 2 se completó con un ‘cadáver exquisito’, como se denomina a un gran muro en el que todos los asistentes pueden pintar. También hubo una exposición del arte de Kuyuy.ec, un grupo que desarrolla murales en diferentes lugares del país y que actualmente concentra su actividad en Puerto Engabao.

Posteriormente se presentó la banda Tayos Tayos Tayos. La jornada finalizó con un after party con la música programada por Bee Vinyl.

En el puerto principal han surgido sitios para el ‘hangueo’, que se convierten en una alternativa para quienes buscan espacios donde tomarse un trago, conversar con sus amigos y participar en actividades artísticas, dejando de lado la música a todo volumen de las discotecas y bares, que dificulta dialogar.

El Hang Vol. 2 se planificó como una forma de incentivar la creación de estos ambientes alternativos. Según Rocío Fuente, en mayo se hizo el Hang Vol. 1 con un concepto musical. En ese evento se presentaron, entre otros cantantes, el guayaquileño Ricardo Pita y Aires del Golfo.

“El objetivo es darle al sector de Samborondón un plan cultural y divertido. Son eventos irrepetibles, no es como cuando vas a un restaurante o un bar y siempre es lo mismo. Lo que pase en el Volumen 3 será distinto a los Volúmenes 1 y 2, así como con el Volumen 4. La idea es hacerlos mensuales”, manifiesta Rocío.

En Guayaquil se han creado espacios  alternativos para quien desea compartir con amigos y disfrutar del arte. En ellos se venden productos elaborados por artistas locales. Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

Para Jaime ‘Chimo’ Solórzano, existe un público para estos eventos. “Como cada uno tiene un concepto diferente, no te vas a aburrir. El primero fue musical, el de ahora es de dibujo, el próximo tal vez sea de películas, de disfraces, todavía no sabemos. Las posibilidades son muchas”.

Poli Music se unió con Love Tattoo con la finalidad de abrir espacios para el talento local. “Nos llegan contactos de artistas que saben que estamos promoviendo el tema del arte. Los vemos en internet o en conciertos. Por ejemplo a Tayos los descubrimos en Quito, en un concierto, y nos gustó mucho”.

Según Rocío Fuente, en Guayaquil hay un movimiento interesante y se están haciendo bastantes cosas. “Pero en Samborondón no hay tanto, por eso se nos ocurrió hacerlo aquí”.

Sitio para el arte

Con ella coincide Jaime ‘Chimo’ Solórzano, quien ha convertido Love Tattoo Parlour en un punto de encuentro de amantes del tatuaje, además de recibir propuestas para actividades artísticas. “La gente nos puede visitar en nuestro local (en la avenida principal de Entreríos, a 50 metros de Pan Dorado) no solo para tatuarse sino para conversar. Hay personas que nos traen propuestas de reality de televisión, de videos, sesiones de fotos. Nos llega de todo. Aquí si bien nos dedicamos al tatuaje, estamos abiertos a cualquier manifestación artística”.

Mientras escucha la música  que programa Bee Vinyl, el artista afirma que el hang surge “de la necesidad de querer juntarte con personas que coinciden contigo en algo, en tu pasión por el arte”.

En estos espacios todo puede ocurrir. En un Hang se pueden encontrar un fotógrafo con un diseñador gráfico, un publicista con un fotógrafo o un músico con un ilustrador. Para el propietario de Love Tattoo, “es darle chance a la vida para que junte personas que están en la misma frecuencia para que salga algo chévere”.

Para estos impulsores del arte, es importante crear los espacios para que artistas independientes puedan mostrar su trabajo. Más aun cuando, según  ‘Chimo’, existe una oferta creciente. “Hay cada vez más actividades de este tipo en la ciudad, los microteatros, cine al aire libre, hay más conciertos que antes, los mercaditos con comida, son aportes para que la gente exprese su creatividad”.

Este tipo de espacios permiten que los emprendedores, ya sean culinarios, artísticos o de otro ramo, encuentren la oportunidad de exhibir lo que hacen.  

Son personas de una generación que no le teme a la competencia. Por el contrario, la ven como una fortaleza. Por ejemplo, ‘Chimo’ Solórzano considera que el hecho de que existan más estudios de tatuaje sirve para que este arte sea conocido y se rompan prejuicios. “Más gente lo entiende y lo acepta”.

Las convocatorias y anuncios se realizan por redes sociales, como todo en el actual mundo tecnológico. Love Tattoo Parlour tiene su página en Facebook y en Instagram está como lovetattooec. “Nos satisface que venga bastante gente, que nos busquen los artistas. Eso nos hace pensar que estamos haciendo las cosas bien y que sí hay gente que se vuelca cada día más a este tipo de actividades”.

Mora Amarilla se incluye en un proyecto denominado ‘Ruta Andina’, en el que artistas recorren diferentes ciudades establecidas como puntos del arte.Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

Mora Amarilla, otra alternativa

Carla Bresciani es de ascendencia italiana por parte de su bisabuelo, “pero nací en Guayaquil, soy súper guayaca”, afirma con risueña resolución.

Ella es artista, muralista, hace parte de Kuyuy.ec, que promueve el arte en pequeñas comunidades, y hace cerca de dos meses creó un proyecto personal, Mora Amarilla, un espacio para los amantes del hangueo, para quienes buscan un sitio donde compartir con sus amigos un trago, un bocado y un momento ameno.

Este café boutique cultural está en Urdesa Central, en la avenida Circunvalación y Todos los santos, adentro de la escuela de imagen y sonido Paradox. Aquí se realizan presentaciones de artistas, muestras de arte, hay venta de música en vinilo, de comida y al estar junto al estero, el ambiente es fresco y tranquilo. Tiene páginas en Facebook e Instagram.

“Hay una amplia gama de artistas jóvenes, emergentes, que buscan un espacio para mostrar su arte. En Guayaquil está el arte clásico, la galería, el museo. Pero esos espacios para mostrar las ilustraciones, lo digital, las cosas más contemporáneas a nivel mundial, son los que necesitamos más”, afirma Carla. “Mora Amarilla hace que los jóvenes se sientan más seguros con sus obras y sigan adelante con su trabajo. Hay apertura para este tipo de cosas y existe además el público para eso”.

Javier Plúas, estudiante de música en Paradox y cliente frecuente de Mora Amarilla, está de acuerdo con Carla. Él cree que se ha potenciado bastante el arte local y la producción de artistas jóvenes. “Me parece excelente que siga promoviéndose este tipo de cosas. Si bien hemos tenido avances, eso debe ser una motivación para que surjan nuevos espacios”.

El joven músico considera que el arte puede ser una clave para ayudar a los problemas de la sociedad. Y en esto ocupan un lugar importante espacios como Love Tattoo y Mora Amarilla.

“Los eventos que hacen son interesantes. No solo música sino otras manifestaciones artísticas, como pintura. Venden artículos de negocios independientes, cosas hechas artesanalmente y eso es bueno, pues no solo promueven el arte sino el comercio de la ciudad”. (I)

La guayaquileña Carla Bresciani (d) y el tatuador colombiano Shamo 8 dibujaron un mural. Ella es la propietaria de Mora Amarilla, otro local donde el arte tiene su espacio. Foto: EL TELÉGRAFO

DATOS

El DJ Andrés Yánez, conocido en redes sociales como Bee Vinyl, es un amante de la música en vinilo y participa en muchos eventos de ‘hangueo’ porque la gente busca los clásicos LP antes que los CD o el MP3. El joven afirma que el vinilo se está poniendo de moda y en sus redes muchos clientes le piden la música en este formato.

Mora Amarilla se incluye en un proyecto denominado ‘Ruta Andina’, en el que artistas recorren diferentes ciudades establecidas como puntos del arte.    

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Publicidad

Últimas noticias

Últimas noticias