Domingo, 25 Septiembre 2016 00:00 Séptimo día

El dron se articula al sistema integral de seguridad

Los sobrevuelos de los drones, por  su perspectiva de observación, proporcionan imágenes tanto en video como en fotografías de los posibles sospechosos.
Los sobrevuelos de los drones, por su perspectiva de observación, proporcionan imágenes tanto en video como en fotografías de los posibles sospechosos. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Este proyecto de Buenas Prácticas Policiales es una iniciativa de la Dirección General de Inteligencia (DGI).

Redacción Justicia

Desde las primeras horas de la mañana, personas de diferentes edades concurren diariamente al parque La Carolina a realizar actividades deportivas. Luego, ese sector tiene una intensa actividad debido a la presencia de una serie de instituciones públicas y privadas.

Por ello, para garantizar la seguridad de la ciudadanía y combatir la delincuencia, la Dirección General de Inteligencia (DGI) presenta el proyecto ‘Volamos sin límite, volamos por tu seguridad’.

Esta iniciativa, basada en la tecnología de drones [vehículos aéreos no tripulados (VANT)], se articula al sistema integral de seguridad para reducir los índices delictivos en los sitios más conflictivos de la capital.

El dron se integra al trabajo de los agentes de inteligencia, a los operativos que realiza la policía comunitaria y a las tareas de los gendarmes que se desplazan a caballo, en moto o en auto y que patrullan la ciudad.

El proyecto participará en el Concurso de Buenas Prácticas Policiales 2016, impulsado por el Ministerio del Interior, en el que se ponen a prueba los conocimientos adquiridos por los gendarmes y su creatividad en la aplicación de procedimientos de prevención y reacción al servicio de la seguridad ciudadana.

Las 3 prácticas policiales más destacadas serán premiadas a fines de este año, al igual que el mejor policía comunitario, el mejor agente investigativo y el mejor distrito de Policía.

El personal de la DGI vigila el sector Iñaquito con la utilización del dron en coordinación con otras unidades policiales. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El proyecto ganador será replicado a escala nacional en las diferentes zonas y subzonas, según un análisis previo de la Dirección General de Operaciones.

El coronel Washington Martínez, subdirector de la DGI, señala que este plan piloto busca utilizar a los drones como medio de prevención y disuasión de actividades ilícitas como el robo a personas, el robo de accesorios, el microtráfico, entre otras.

Justifica la selección del circuito Iñaquito porque presenta índices considerables de robo a personas, según reportes del Sistema David –tecnología de punta que potencia la prevención del delito y lucha contra la delincuencia, liderada por el Ministerio del Interior—. Además, por estar dentro de la zona bancaria y financiera de la capital.

Dentro de los datos estadísticos levantados por el Sistema David, en el Circuito Iñaquito existen 6 subcircuitos en los que funcionan cerca de 20 entidades educativas, 37 agencias bancarias, 327 instituciones públicas y privadas, entre otras.

A través de este sistema estadístico y apoyándose en los valores del Cuadro de Mando Integral (CMI) se realiza una georreferenciación del delito para atacar las zonas más afectadas por las células delictivas.

Los sobrevuelos de los VANT, por su perspectiva de observación proporcionan, en tiempo real, imágenes tanto en video como en fotos de los posibles sospechosos que pretendan cometer un delito.

“Entonces nosotros patrullamos desde el aire, nuestras cámaras nos permiten identificar ciertos parámetros, para identificar a los sospechosos”, anota.

Martínez manifestó que con la ayuda del dron, la semana pasada se logró la detención de un presunto delincuente en delito flagrante.

Explicó que este proyecto busca desmitificar el trabajo de los agentes de Inteligencia, quienes utilizan la tecnología para combatir la delincuencia.

“La Policía Nacional, a través de la DGI, trabaja incansablemente para combatir la delincuencia con estrategias preventivas y disuasivas por la seguridad de los ciudadanos”.

El reto es utilizar la inteligencia policial para reducir significativamente los robos a personas en Iñaquito y en toda la capital.

El oficial destaca que con la presencia del dron en la zona mencionada ha bajado el índice delincuencial. El director de la DGI indica que instalar un dron en cada provincia no representará una inversión mayor que     $ 120 mil o $ 150 mil dólares, ya que no se requiere un presupuesto adicional porque se articula al sistema integral de seguridad.

Iniciativa 3 fases

Para la capitán Gabriela Centeno, una de las realizadoras del proyecto, la iniciativa tiene 3 fases. La primera es el análisis situacional del circuito Iñaquito a través de estadísticas tanto del Sistema David como del Cuadro de Mando Integral (CMI), para la identificación de qué clase de delito se está cometiendo, los días, las horas.

La segunda fase son los sobrevuelos de los drones en las zonas georreferenciadas para identificar a los delincuentes.

Y la tercera son los operativos con los diferentes servicios policiales, para neutralizar a los infractores.

“El proyecto está orientado a vincular y motivar la inclusión de la tecnología a las labores policiales como una herramienta de prevención y disuasión del delito”, manifiesta la oficial.

31 zonas conflictivas

En el caso del circuito Iñaquito, según los estudios realizados por los agentes de Inteligencia, hay alrededor de 31 espacios conflictivos en la zona.

Los robos se producen en 2 horarios: de 11:00 a 13:00 y de 17:00 a 19:00, debido al movimiento comercial, a los horarios de los trabajadores y de entradas y salidas de los estudiantes a sus planteles educativos.

Los delincuentes aprovechan la aglomeración de personas para cometer los robos; armar estrategias de fuga para no ser atrapados o reconocidos por las víctimas o por la propia Policía.

Katerine Pozo, de 27 años, comenta que la vigilancia de la Policía es constante en el lugar, por lo que no ha tenido inconvenientes al realizar su actividad física, de 6:00 a 7:00, antes de iniciar sus actividades laborales.

“Cuando la gente observa el sobrevuelo del dron, tiene una sensación de que se protege su integridad”, afirma.

“Hay que destacar los esfuerzos que realiza la Policía para brindar una mayor seguridad”, señala Raúl Torres, de 35 años, quien labora en un edificio aledaño al parque La Carolina.

“Sería bueno que los operativos policiales con el apoyo del dron se extiendan a otros sectores de la ciudad y a las demás provincias del país”, dice.

Sobrevuelo de eventos deportivos

La DGI también ha aplicado los sobrevuelos en eventos deportivos como encuentros de fútbol.

Uno de los últimos ejercicios se efectuó en el estadio Olímpico Atahualpa entre los equipos Independiente del Valle y Atlético Nacional de Colombia.

Adicionalmente, la tecnología de los drones se ha utilizado para tener un mejor campo de acción en los operativos realizados por la Unidad. Entre los recientes sobrevuelos de estos vehículos está el realizado para analizar las posibles rutas de escape de una banda de estafadores y se ha realizado una serie de desplazamientos a varias ciudades del país. (I)

Datos

El dron es un proyecto piloto presentado por la Dirección General de Inteligencia (DGI), dentro del concurso de Buenas Prácticas Policiales.

Está en operación en el sector de Iñaquito porque es un sector de alto índice delincuencial.

Esta iniciativa se articula a los operativos que ya realizan las diferentes unidades de la Policía.

En caso de ganar el concurso, este proyecto podría ser aplicado en las zonas y subzonas policiales de las 24 provincias del Ecuador.

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria