Miércoles, 23 Noviembre 2016 00:00 Séptimo día

Ciudadanía

El catering empezó hace 5 años en Ambato y continúa en expansión

La chef Cecilia Regalado comanda su negocio de catering Nutri delicias en Ambato que atiende a diario a 1.060 estudiantes, profesores y personal administrativo del Centro Educativo Sagrada Familia, situado al sur occidente de Ambato.
La chef Cecilia Regalado comanda su negocio de catering Nutri delicias en Ambato que atiende a diario a 1.060 estudiantes, profesores y personal administrativo del Centro Educativo Sagrada Familia, situado al sur occidente de Ambato. Fotos: :Roberto Chávez / El Telégrafo

La descentralización de empresas, el gusto por lo gourmet y la atención rápida y completa influyen en este negocio.

José Miguel Castillo

El timbre suena a las 09:30 y el comedor casi vacío se llena con niños de educación inicial del Centro Educativo Sagrada Familia, en Ambato. Son los minutos previos al recreo y los chicos hacen fila para entrar.

El ajetreo entonces se intensifica para el equipo de 13 personas que dirige Cecilia Regalado, chef profesional y propietaria del emprendimiento familiar de catering Nutri delicias.

Catering es el suministro de comidas preparadas para grupos de personas que trabajan en un mismo lugar.

En la capital tungurahuense este tipo de negocios empezó a florecer en el último lustro. En esto influyeron los institutos y las escuelas de chefs que abrieron sus puertas hace más de una década en esta ciudad.

Por momentos el barullo infantil es ensordecedor. Aún así, y en orden, los alumnos retiran los cubiertos y Regalado llena los platos de acero inoxidable con el menú del día: arroz con estofado de carne con verduras, un trozo de naranja y jugo de tomate de árbol.

Los profesores consiguen el silencio con la oración de agradecimiento por los alimentos y cada quien se dedica a comer.

Regalado los observa sin perder detalle detrás del mostrador con la cuchareta en la mano. Sabe que de un momento a otro alguien se dirigirá a ella para solicitarle la ‘yapa’, y satisfará el pedido con una sonrisa.

La mujer dice que “en este negocio cuando alguien pide más comida es un halago para el chef. Por eso yo lo hago con alegría aunque eso no me represente ingresos extras”.

En menos de 15 minutos los chicos terminan, dejan sus platos en una ventanilla para que 2 personas los retiren y laven de inmediato, y salen al patio para disfrutar del asueto.

El equipo de Regalado vuelve otra vez a desarmar charolas, trapear, limpiar y desinfectar las mesas, mientras que el sous chef, Javier Iturralde, comanda al resto del grupo al frente de las enormes ollas hirvientes en las que se prepara más arroz blanco y estofado.  

Nutri delicias empezó en 2013. Regalado trabaja con sus tíos, primos y sobrinas. Cada quien tiene una responsabilidad: compras, manipulación de alimentos, cocción, reparto, entrega y limpieza.

Cada miembro de Nutri delicias tiene asignada una responsabilidad.

Regalado se preparó durante 5 años en escuelas locales de cocina como L’escoffier y Coussine, y con su madre, Blanca López, abrieron el restaurante La Clave, en la ciudadela Tres Juanes. Cuando cerraron ese local inauguraron el servicio de catering que sirve además al Parque Industrial de Ambato y a empresas constructoras.

En esta última deben atender a diario a 1.060 estudiantes, profesores y personal administrativo. La labor empieza a las 07:00 y concluye a las 11:00. “Al mes invertimos unos $ 15 mil en productos de primera necesidad con los mejores proveedores. En cocina no siempre lo barato es mejor”.

Regalado precisa que “mi ganancia oscila entre $ 2 mil y $ 2.500. Mi gente gana sueldo y está asegurada. Sin embargo, la inversión en equipos para mantener caliente la comida, enfriamiento, procesadores y más requiere una inversión anual de por lo menos $ 8 mil. En todo mi equipamiento he desembolsado ya unos $ 30 mil”.

Al otro lado de la ciudad, en las calles céntricas Mariano Égüez y Cevallos se encuentra C’Bástian Café. Su propietario es el baneño Antonio Vaca, casado con Karina Sánchez, y padres de 4 hijos.

Con este negocio ofrecen también el servicio de catering  para redondear sus ingresos.

Vaca cuenta que “empecé hace 13 años y en 2010 iniciamos el catering empresarial y de eventos familiares. Les ofrecemos desayunos, brunch (desayuno-almuerzo), bufet, cocktail, recepción, vernissage (bocados y vino) y otros”.

El lugar es acogedor y con un acentuado ambiente familiar. Cuenta con un subsuelo en el que se adecuó un salón para eventos con una capacidad para 60 personas que los solicitan para matrimonios, bautizos, cumpleaños, capacitaciones, entre otras. El costo promedio por persona es de $ 15.

Él refiere que “los valores son muy fluctuantes dependiendo de si se organiza el acto dentro o en el exterior, pues hay quienes nos solicitan, además de la alimentación, carpas, sillas, mesas, flores, sonido, decoración, pistas de baile, escenarios temáticos y más. Para atender esto nos aliamos con empresas afines y subcontratamos”.

En Ambato hay, por lo menos, unos 30 servicios de catering pequeños y medianos. (I)

El chef Antonio Vaca usa como cuartel general C’bástian Café para su catering.

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria