Domingo, 22 Enero 2017 00:00 Séptimo día

Dos mandatos sumergidos en las guerras del Oriente Medio

Millones de sirios se desplazaron de sus hogares tras los bombardeos. Actualmente miles buscan refugio en Europa.
Millones de sirios se desplazaron de sus hogares tras los bombardeos. Actualmente miles buscan refugio en Europa. Foto: ARCHIVO / AFP

13.887 soldados aún se mantienen en esta región. Obama no entró en una nueva guerra, pero ordenó ataques en 7 países.

Redacción Mundo

El ganador del premio Nobel de la Paz 2009, Barack Obama, es el único mandatario estadounidense en completar dos períodos de su jefatura teniendo tropas de su país en combate activo internacional.

Cuando el afroamericano asumió el poder prometió poner fin a los combates que heredó de su antecesor George W. Bush, pero aunque no entró en ninguna guerra nueva, bajo su mandato ordenó ataques aéreos en al menos 7 países: Afganistán, Irak, Siria, Libia, Yemen, Somalia y Pakistán.

Las tropas en Irak

El 21 de octubre de 2011, Barack Obama anunció que el último soldado de combate abandonaría Irak al finalizar ese año, lo que pondría fin a la guerra iniciada por Bush tras el atentado del 11 de septiembre de 2001. No obstante, menos de 3 años después, Obama declaró en televisión nacional que enviaría a 475 asesores militares a Irak para colaborar en la batalla contra el Estado Islámico (EI), el grupo terrorista que arrasó el territorio por el vacío de seguridad creado tras la retirada de Estados Unidos.

La Primavera Árabe y el EI

La Primavera Árabe es el nombre con el que mediáticamente se identificó a la serie de manifestaciones de carácter popular y político que iniciaron en 2011 y en las que intervino EE.UU. para derrocar las dictaduras de la región.

El año pasado, Barack Obama admitió el error al no pensar en el futuro de Libia tras la intervención que sirvió para acabar con la dictadura de Muamar Gadafi y que abrió el caos que sumerge a este país, ya que al estar sin un presidente cayó al mando del terrorismo.

Asimismo, pese a que en Siria no pudieron derrocar el régimen de Bashar al Asad, el apoyo de EE.UU. a la oposición  -algunos pertenecientes a grupos terroristas- llevó a extender esta guerra interna que provocó la peor tragedia humanitaria de los últimos tiempos.

Para Noah Bonsey, del International Crisis Group, este fue un error de juicio de Obama.

Menos soldados en la batalla

De acuerdo a un artículo del diario The New York Times, Obama dejará menos soldados en peligro (aproximadamente 4.087 en Irak y 9.800 en Afganistán) que los 200.000 que heredó de Bush en esos países.

“Ningún presidente quiere ser un presidente de guerra”, afirmó Eliot A. Cohen, historiador militar de la Universidad Johns Hopkins que apoyó la guerra en Irak y cuyo hijo combatió en ese lugar.

No está claro si el sucesor de Obama seguirá el mismo enfoque. El presidente Donald Trump se comprometió a bombardear al EI hasta hacerlo desaparecer, aunque envió mensajes contradictorios sobre su disposición a desplegar tropas terrestres estadounidenses en conflictos extranjeros. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Especial

Especial

Especial multimedia

Especial multimedia

Publicidad

Promo-galeria