Jueves, 29 Septiembre 2016 00:00 Ecuatorianos en el exterior

Fichaje de Valencia al West Ham fue legal, asegura directivo inglés

Fichaje de Valencia al West Ham fue legal, asegura directivo inglés

El presidente de los ‘hummers’ afirmó que los derechos de Énner en 2014 -cuando los adquirieron- pertenecían al Pachuca de México y no a terceros.

Redacción Fanático y Agencias

David Sullivan, presidente del West Ham United, negó irregularidades en el fichaje del delantero ecuatoriano Énner Valencia. El directivo inglés respondió a las declaraciones del ex-DT de la selección de sus país, Sam Allardyce, donde indicaba que los derechos del atacante ‘tricolor’ pertenecían a terceros.

“Los derechos (económicos) de Énner Valencia eran propiedad del Pachuca (de México) cuando los compramos (...), no rompimos ninguna regla de la FIFA sobre la propiedad de terceros”.

‘Superman’ Valencia fichó por el West Ham United luego de la Copa del Mundo de Brasil, tras jugar solo seis meses en el Pachuca de México, equipo al que llegó procedente del Emelec de Ecuador. El costo que pagó el club inglés por los derechos de Énner fue 15’000.000 de euros, es decir, $ 16’810.000.

En sus declaraciones, Allardyce aseguró que cuando el West Ham compró los derechos de Valencia, “él pertenecía a una tercera parte”. Es decir, que el club (Pachuca) no era el dueño total del pase de Énner, sino un grupo de inversionistas.

Si bien la práctica en la que los inversionistas adquirían parte o la totalidad de la propiedad comercial de los futbolistas se prohibió en el territorio inglés en 2008, no fue recién hasta mayo de 2015 cuando la FIFA hizo efectiva la decisión para todo el mundo, cuando modificó el artículo 18 de la regla sobre el Estatuto y Transferencias de los jugadores profesionales (ver infografía).

Por esa razón, en Inglaterra no se cuestiona la legalidad del fichaje de Énner Valencia al West Ham United, sino que se critican los comentarios del entrenador, a tal punto que tuvo que abandonar la dirección técnica de la selección.

Incluso, antes de 2015, fue legal en Ecuador que uno o un grupo de inversionistas adquiera una parte o la totalidad de los derechos de los  futbolistas, sin que reciban algún tipo de sanción por parte de FIFA.

En 2013 el zaguero Frickson Erazo pasó del Barcelona SC al Flamengo de Brasil y el medio Lance (www.lance.com.br) explicó que un inversionista compró sus derechos económicos y que el club carioca se hizo cargo solo del salario.

Fernando Carrión, en su estudio ‘La crisis del fútbol ecuatoriano’, explica que en el país existen sectores sociales y económicos que crecieron cerca de los clubes y de los jugadores, con la única intención de conseguir una utilidad económica.

“De esta forma se entra en una dinámica institucional perversa: mientras los clubes son vitrinas de valorización del futbolista (...) los nuevos actores son los que se benefician de los derechos deportivos de los futbolistas, sin tener responsabilidad directa, más allá del riesgo de la inversión, en un mercado altamente volátil”.

En su análisis, Carrión asegura que en el fútbol ecuatoriano existe la presencia de fideicomisos y de los grupos empresariales. Incluso sugiere que “(...) están en la mayoría de los clubes y se forman para contratar un jugador caro, sin que los inversionistas sean o no hinchas del club, porque lo único que buscan son ganancias económicas”.

Origen de los fondos de inversión

Según un estudio publicado por el sitio web playgroundmag.net, los fondos de inversión iniciaron en Brasil y Argentina. En estos países, clubes históricos, como River Plate, Boca Juniors, Santos o Sao Paulo, participaron en algún momento en este tipo de negociaciones.

La investigación sugiere que los fondos de inversión actúan como entidades financieras al acecho de clubes de fútbol en dificultades de tipo económico que necesitan de forma urgente conseguir liquidez a cualquier precio.

El estudio aseguró que solo en Brasil el 90% de los jugadores perteneció en su momento a algún empresario o fondo de inversión. Mientras que el inicio en Europa fue en el verano de 2006 cuando Javier Mascherano y Carlos Tévez llegaron al West Ham United.

Las dudas de sus fichajes se generaron porque ambos futbolistas eran peleados por grandes clubes del Viejo Continente, pero fueron contratados por un equipo que en ese momento peleaba por no bajar a la segunda división de Inglaterra.

La respuesta estaba en Media Sports Investments (MSI), un fondo con sede en las Islas Vírgenes y que fue propietario de los derechos de los dos argentinos. Con el mercado de fichajes a punto de cerrarse, MSI necesitaba que ambos jugadores lleguen a Europa de cualquier manera.

La operación tenía como objetivo aumentar el valor de los jugadores en este continente para un posterior traspaso pactado a un club de mayor nivel. Mascherano firmó a los 6 meses por el Liverpool y Tévez se fue antes de cumplir la primera temporada al Manchester United. El West Ham era solo un club-puente.

El entrenador de los ‘hummers’ de ese entonces, Alan Pardew, no sabía por qué le habían traído a aquellas dos estrellas de la noche a la mañana, pero tuvo que ubicarlos de cualquier manera entre los titulares, bajo pedido de los dirigentes.

Bajo investigación de la Federación Inglesa de Fútbol, que prohibía las propiedades terceras, el West Ham ocultó los detalles del contrato, que -se sospecha- incluía que ambos jugasen todos los minutos posibles para aumentar su precio a final de temporada.

La empresa de consultoría y de auditoría KPMG estimó en 2013 que 1.100 jugadores de ligas europeas son propiedad de terceros, lo que supondría un valor de entre 700 y 1.100 millones de euros. (I)

Gobierno inglés pide investigar  al fútbol local

El Gobierno británico pidió ayer que se investiguen las sospechas de corrupción en el fútbol inglés, al día siguiente del despido del entrenador nacional Sam Allardyce (foto) por realizar confesiones comprometedoras que atribuyó a un “error de juicio”.

Si la eliminación por Islandia en el Euro-2016 ya fue un duro golpe, ahora la sombra de la corrupción se cierne sobre un fútbol cuyos dirigentes destacaron a la hora de dar lecciones sobre rectitud a la FIFA y la UEFA.

“Las recientes acusaciones al fútbol inglés son preocupantes y discutiremos el tema con las autoridades futbolísticas pertinentes. Todas las pruebas presentadas a ellos deben ser investigadas plenamente, y estamos listos para ayudarlos en lo que podamos”, dijo ayer a los medios, la secretaria de Estado de Deporte, Tracey Couch.

Ante unos periodistas del diario The Daily Telegraph, que se hicieron pasar por empresarios futbolísticos asiáticos, en una escena grabada con cámara oculta, Allardyce explicó cómo sortear la prohibición de que las empresas compren a jugadores, y aceptó ser embajador en Asia de la firma de estos directivos ficticios a cambio de una fuerte suma de dinero.                  

El despido fue portada en todos los diarios. ‘Humillación a Inglaterra’ (The Times), ‘Tras 67 días como entrenador de Inglaterra, Allardyce fuera’ (The Guardian), ‘Un avergonzado entrenador de Inglaterra se va con un millón de libras’ (The Daily Mail).

Por su parte, Allardyce compareció ayer por primera vez ante la prensa que se instaló en los alrededores de su casa en Londres y admitió haber cometido “un error de juicio”, cuando realizó las declaraciones a los supuestos empresarios.

“Cometí un error de juicio y he pagado las consecuencias (...). Creo que, tras haber reflexionado, hice una tontería; estaba tratando de ayudar a alguien que conozco desde hace 30 años”.

El exentrenador del West Ham y el Bolton, que tiene 61 años, dijo que no sabía si iba a retirarse aún de la profesión de director técnico de fútbol.

La Federación Inglesa (FA) justificó el despido porque la conducta de Allardyce “fue inapropiada para un seleccionador inglés (...); debido a la gravedad de sus acciones, la FA y Allardyce han llegado a un acuerdo para poner fin a su contrato de manera inmediata”.

Mientras que The Daily Telegraph (medio que publicó el video con las declaraciones de Allardyce) anunció que habrá más revelaciones, de nuevo en cámara.

‘Ocho entrenadores de la Premier League acusados de cobrar comisiones de traspasos’, titulaba en portada este miércoles, bajo la noticia del despido de Allardyce. Sin nombrar a los entrenadores, el Telegraph dijo haber hallado “pruebas extensas de la corrupción del fútbol inglés”, el más rico del mundo. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense