Brasil se convierte en la segunda plaza para los ecuatorianos

| 08 de Enero de 2017 - 00:00

Después de México, el país sudamericano acoge a más futbolistas nacionales. Exjugadores que actuaron en ese país afirman que las participaciones internacionales y los mundiales han facilitado la llegada de más ‘tricolores’, en una liga muy nacionalista.

Por primera vez en la historia del fútbol ecuatoriano, 6 deportistas nacionales jugarán este año en el campeonato brasileño. Luis Caicedo (Cruzeiro), Jefferson Orejuela y Junior Sornoza (Fluminense) se sumarán a Miler Bolaños (Gremio), a Juan Cazares y Frickson Erazo (Atlético Mineiro) en una de las ligas más competitivas del continente sudamericano.

Los volantes nacionales, Junior Sornoza (izq.) y Jefferson Orejuela jugarán este año en el Fluminense, tras su gran campaña con Independiente del Valle en la Copa Libertadores de América.

Después de México, donde actuarán al menos 11 tricolores, Brasil se convirtió en la segunda plaza donde más ecuatorianos jugarán en 2017. Los 6 son además seleccionados nacionales y han actuado en varios partidos de las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.

El mercado brasileño se abrió por los ecuatorianos, cuando antes no era tan común que tantos actúen en un mismo año. Siempre lo hicieron de manera intercalada, en diferentes torneos y pocas veces coincidieron en un mismo torneo; menos aún, en un mismo club.

Desde el fichaje de Polo Carrera, por el Fluminense en 1965, son 24 los ecuatorianos que han jugado y jugarán en la tierra del pentacampeón del mundo. “Los brasileños siempre ha sido nacionalistas y más aún en la época en la que yo fui; me veían mal. Pero la calidad que cada jugador impone da la garantía para seguir ahí. Me fue bien por mis condiciones”, dijo el exfutbolista.

El delantero Miler Bolaños (izq.) fichó el año pasado por el Gremio. Luis Caicedo defenderá a Cruzeiro, tras 6 años en Independiente.

Para Carrera, el hecho de que ahora existan más futbolistas ecuatorianos en Brasil, se debe a la jerarquía que han alcanzado los jugadores nacionales y que les sirve para trascender en el balompié sudamericano.

“Ahora se han abierto a contar con más jugadores extranjeros y en parte se debe a que pueden lograr mejores referencias. Entran al internet y ven videos del futbolista; antes uno debía demostrar.

Carrera fue el pionero, pero tuvieron que pasar 24 años para que otro futbolista nacional actúe en Brasil. Hólger Quiñónez pasó de Barcelona a Vasco da Gama en 1989. En la década de los noventa solo 5 ecuatorianos llegaron a esa liga (ver infografía), pero a partir del nuevo siglo las cosas cambiaron.

El punto de quiebre fue el segundo Mundial que disputó Ecuador en Alemania 2006 y a partir de ahí empezaron a salir más futbolistas hacia el gigante sudamericano.

Holguer Quiñónez, que jugó en Vasco da Gama, tiene un criterio similar al de Carrera, pero añadió que se da otro fenómeno para que los tricolores se vinculen a ese fútbol.

“Los mejores jugadores de Brasil siempre van a Europa y les toca buscar en otros lados. Ahora Ecuador es una plaza, porque los elementos son más económicos que contar con un argentino, por ejemplo. Pero eso no significa que el ecuatoriano no tenga un nivel apropiado; están allí por sus buenas condiciones”, dijo el ‘Piquetero’.

El quevedeño ganó el Brasileirao en su estancia en el club y estaba a gusto en el club de Río de Janeiro. El cambio de entrenador complicó su estancia, pues con uno era titular indiscutible y con el otro le tocó quedarse en la banca. Así, decidió volver al país y jugar por Emelec entre 1991 y 1992.

Fricson George fue otro de los nacionales que llegó a Brasil. En 1999, tras la final de la Copa Libertadores entre Barcelona y Vasco de 1998, fichó por el Santos. Para él, Quiñónez dejó un legado muy importante a favor de los ecuatorianos que actuaron después.

“Recuerdo que en la final de ida (en el estadio Sao Januario) los hinchas de Vasco aplaudían a Hólger. Eso me impresionó mucho y entendí la valía de lo que él hizo allá. Era un ídolo”, recordó George.

El exlateral izquierdo recordó que lo más complicado para él fue poder entrar el grupo, porque sentía que había mucho celo, sobre todo de los futbolistas que jugaban en su misma posición. “Al principio eran un poco distantes, pero notaron que yo solo quería sumar y me acogieron. Ahora creo que será más fácil para los que estarán, porque tienen más referencias de cómo juegan y se van a acostumbrar rápidamente”.

A finales de este mes arrancarán los torneos estatales, que durarán hasta mayo y a partir de ese mes iniciará el torneo brasileño hasta diciembre. Los 6 ecuatorianos tratarán de destacar y establecerse en esa liga sudamericana. (I)

Juan Cazares (izq.) y Frickson Erazo se juntaron desde el año pasado en el Atlético Mineiro y en esta temporada continuarán en el club de Belo Horizonte. El defensor está en Brasil desde 2014.