Martes, 20 Junio 2017 00:00 Regional Sur

La semana anterior dos asaltos dejaron pérdidas que superan los $ 10.000

Los cambistas de la frontera piden mayor control policial

Los cambistas sienten temor por el grado de agresividad que muestran los delincuentes en los asaltos.
Los cambistas sienten temor por el grado de agresividad que muestran los delincuentes en los asaltos. Foto: Fabricio Cruz / EL TELÉGRAFO

Los robos aumentan, pese a que las autoridades han dado fuertes golpes al crimen organizado en Huaquillas y su zona de influencia.

Redacción Ciudadanía

Machala.-

Darwin es uno de los 300 cambistas, entre formales e informales, que trabajan en la zona fronteriza entre Huaquillas (Ecuador) y Aguas Verdes (Perú). Él no se despega de su viejo maletín de cuero negro, puesto que allí está todo su capital. El hombre llegó hace 15 años al cantón orense desde Loja, su intención fue dedicarse al comercio de ropa, pero un familiar lo introdujo al negocio del intercambio de billetes.

“Antes era muy bueno el negocio con el flujo de dinero que había entre ambos países, nos hacíamos hasta $ 100 en el día. Ahora solo sacamos para la comida”, lamenta. “Esta actividad es peligrosa. Al familiar que me enseñó esto lo mataron hace 10 años, porque los delincuentes le querían robar su maletín”, recuerda el cambista.

El interior del portafolio está lleno de compartimentos. Hay pequeños fajos de dólares y de nuevos soles, la moneda peruana. También una calculadora escolar, bolígrafos, una esponja para mojar los dedos, fundas plásticas y muchas ligas. Así pasan al menos 300 cambiadores tanto peruanos como ecuatorianos.

Para los 150 cambistas formales del lado ecuatoriano, el negocio es poco rentable en la actualidad. Antes de que el país se dolarizara, en Huaquillas había 400 negociantes.
“Entonces sí era buen negocio, porque ganábamos más cambiando sucres por soles”, dice Darwin. Ahora, en un buen día obtiene $ 25.

La preocupación principal que tienen hace varias semanas es la inseguridad, pues han visto un incremento de la delincuencia en el casco comercial de Huaquillas.

Por ejemplo, la semana pasada, un grupo de cambistas vivió una jornada de temor cuando tres asaltantes irrumpieron en uno de los sitios donde se reúnen para trabajar.

Los facinerosos arrebataron a dos de los negociantes sus maletas, en las que guardaban el dinero para sus transacciones. El robo se registró a escasos metros de la Comisaría de Policía. El monto del asalto superó  los $ 10.000. “Los delincuentes se escaparon en una moto y, al parecer, cruzaron a Perú”, comenta Aníbal, quien prefirió omitir su apellido por temor a represalias. “No tenemos seguridades, ellos (los delincuentes) pueden volver, incluso a mí ya me amenazaron si pongo la denuncia”, destaca una de las víctimas, quien perdió $ 7.000.

En la misma semana, dos delincuentes asaltaron a otro cambiador de monedas y lograron sustraer el dinero que minutos antes había retirado de una de las entidades financieras. El asalto nuevamente se cometió en pleno casco comercial a vista de todos los comerciantes y vecinos de la zona.

El mayor grupo de cambistas se ubica a un costado del puente internacional, a menos de 40 metros de Aguas Verdes. Pese a los esfuerzos de la Policía de Huaquillas de controlar la delincuencia, el número de uniformados no abastece.

El coronel Héctor Trujillo, jefe de Policía del Distrito Huaquillas, indicó que han pedido formalmente el incremento de los uniformados, ya que, por ser una zona fronteriza, los delitos aumentan en los diferentes ámbitos.

Los uniformados han dado fuertes golpes en esa zona, incluso varias  bandas organizadas fueron desarticuladas. Sin embargo, la ciudadanía critica el accionar de la justicia porque no todos los detenidos quedan privados de libertad y la mayoría vuelve a la calle enseguida. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET