Lunes, 23 Enero 2017 00:00 Freddy Ehlers

Punto de vista

La revolución del silencio

Freddy Ehlers Zurita

Quisiera proponerle que antes de leer este editorial haga usted unos 2 minutos de silencio, tratando de no pensar y centrándose únicamente en sentir su respiración. De este modo podrá comprender de mejor manera lo que leerá a continuación (2 minutos de silencio).

Para algunos de ustedes, probablemente este pequeño momento de silencio que han experimentado haya resultado incómodo. Muchos habrán descubierto mediante este experimento que es sumamente difícil dejar de pensar, así sea por algunos segundos. Otras personas se habrán sorprendido por sentir un momento de gran paz y serenidad.

Fácilmente podemos observar que en la actualidad vivimos rodeados por todo tipo de ruidos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que la polución sonora que produce el ruido se ha convertido en una nueva plaga moderna. Esta contribuye al aumento del estrés y, de hecho, propicia el desarrollo de muchas de las enfermedades existentes en la actualidad.

Sin embargo, es necesario entender que existen 2 grandes tipos de ruido: uno es el ruido externo producido en las calles y por casi todos los aparatos mecánicos y electrónicos que nos rodean; otro es el ruido interno. Este es el más difícil de enfrentar ya que nuestra mente nos llena de pensamientos que tienden a impedir que vivamos plenamente el aquí y el ahora; esto pasa porque la mente no puede pensar el presente, el presente solo se puede vivir.

Por estas sencillas y fundamentales razones es muy importante dedicar todos los días algunos minutos a la práctica del silencio. Cada día en más escuelas, colegios y universidades en el mundo entero practican alguna forma de silencio. Mindfullness en inglés significa “atención plena” y es muy popular en Estados Unidos y en Europa.

Varias alternativas de meditación como el yoga, el zen, el vipassana, las artes marciales o la meditación trascendental, así como los momentos de contemplación y retiro, que son frecuentes en casi todas las religiones, contribuyen a mantener una íntima conexión con nuestro interior. Esta es posiblemente una de las tareas más importantes de los actuales momentos: descubrir en nuestro interior quiénes realmente somos y cuál es el verdadero sentido que debemos dar a nuestra vida.

Un nuevo tiempo, una nueva civilización se está construyendo en estos precisos momentos; tenemos la oportunidad de formar parte de este nuevo mundo basado en el amor y la solidaridad en lugar de la competitividad y la codicia. Practicar en este momento un espacio de silencio puede ser el primer paso para encontrarnos a nosotros mismos. (O)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Valora este artículo
(0 votos)

Google Adsense

Google Adsense