Martes, 04 Octubre 2016 00:00 Freddy Ehlers

Punto de vista

El riesgo eres tú

Freddy Ehlers Zurita

Riesgo se define como la magnitud de los daños frente a una situación peligrosa.

Comúnmente se cree que los riesgos provienen de peligros naturales que nos amenazan, a los que debemos enfrentar y vencer. Una mujer manabita, orgullosamente de Canuto y que es nuestra secretaria de Gestión de Riesgos, Susana Dueñas, dijo hace poco con gran sabiduría: “a la naturaleza no hay que enfrentarla, ni vencerla; hay que obedecerla”. Poco nos preocupamos de los riesgos que afectan a otros seres que no son humanos.

Los volcanes aparecen como responsables, también los movimientos telúricos, las inundaciones y las sequías.

¿Pero cuál es la responsabilidad de los hombres?

Los científicos del mundo tienen un criterio prácticamente unánime, en el sentido de que los humanos somos causantes, en gran medida, de muchos de los eventos naturales que se consideran un riesgo, por nuestra forma de vivir brutalmente irresponsable. El calentamiento global es un ejemplo dramático.

Otros acontecimientos, como los terremotos o las erupciones volcánicas, siempre existieron y no son de nuestra responsabilidad. Pero los riesgos sí lo son, porque con pleno conocimiento de estos, construimos nuestras casas, hospitales y escuelas en los lechos por donde bajará la lava y los lahares en caso de erupciones. Y construimos, debido a la inconsciencia y codicia de autoridades y propietarios, casas y edificios que no brindaban seguridad alguna frente a eventos graves, como los producidos en Manabí y Esmeraldas en este año.

Los expertos dicen que si se hubiese construido de acuerdo con las normas nacionales e internacionales, posiblemente la destrucción y sus inmensos costos humanos y materiales podrían haberse reducido hasta en un 80 por ciento.

Entonces, ¿quiénes son más responsables de los riesgos, las montañas y las placas tectónicas, o los seres inhumanos e irresponsables?

Tenemos que cambiar nuestra forma de vivir, no queda otro camino.

Hoy existe una Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos que ha comenzado, desde hace algunos años, la inmensa y hermosa tarea de trabajar coordinando a todas las instituciones comprometidas con el comportamiento humano, para aprender a prevenir y no solamente lamentar. Esta labor tendrá éxito únicamente si todos nos unimos en un gran acuerdo para el Buen Vivir. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense