Punto de vista

Ojalá le den una segunda temporada

- 04 de octubre de 2017 - 00:00

Mientras los programas de farándula hacen rating con el litigio entre Margareth Campuzano y Julianna Gómez además del supuesto fraude en el Miss Ciudad del Río, Yo Me Llamo 4 ocupó los primeros lugares en los ‘trending topics’ nacionales en Twitter. Esa bulla en redes para el reality incluyó fuerte carga de críticas al estilo del actual presentador y al desempeño de Paola Farías como jurado, a la par que poco ha pasado en los ocho canales VHF ecuatorianos.

Por ello hay que retroceder unas dos semanas, al lunes 18 de septiembre, cuando Gama emitió el último episodio de Lo que está pa’ ti. La historia de la vida de Don Day tuvo un final convulso y cortado, como se da ahora en novelas nacionales, para dar pie a una segunda temporada. Lo de las novelas con temporadas viene de la escuela de producción argentina y se ha extendido a México con productos éxito como RBD, sin olvidar a Colombia con Yo Soy Betty la fea. En Ecuador dos novelas han tomado el riesgo de emitirse por temporadas El Cholito y 3 Familias. Lo que está pa’ ti podría ser la tercera, ¿o no?

A pesar de las buenas acciones del director general Julián Pico Jr. y el director de actores Fabo Doja, Lo que está pa’ ti fue incoherente en su desarrollo. Gracias a la inclusión de María Mercedes Pacheco como madre de Ámar y Cangrejo a la vez tercera o cuarta antagonista subió la dosis de drama, porque ya Santiago había perdido fuerza como malvado, Andrés Octavio había muerto, María del Carmen cayó en la sombra de Julieta (Pacheco) y de un asesino misterioso. Las actuaciones en el último episodio fueron muy dispares, desde la acartonada de Cangrejo como él mismo, la energética Ámar Pacheco, el sobreactuado Doja, los mesurados Aurelio Heredia y Vanessa Ortiz, a la intensa Isabel Mestanza. Argumentalmente fueron innecesarias la presentación del novio de María del Carmen, Pacheco y Doja mencionando a Day para un último beso.

Mestanza resultó ser la asesina sin rostro en una escena poco creíble donde el chofer Jaime Jalón (Doja) surgió como héroe, y el protagonista Don Day fue otra víctima más.

Al cierre de la historia ya Don Day recuperó la fama y con ella su carrera musical y el restaurante Come con Cuchara para su madre, con su hermano Micro Jim y El Anty a su lado, pero después de 68 capítulos vino un giro más. El giro fue un final tan abierto como el de Tierra de Serpientes, o redondo como filme de Tarantino: Don Day despertó de su sueño de ya no ser famoso.

Gente del exterior y de todo el país siguió Lo que está pa’ ti por su alta dosis de humor. Los 31.721 seguidores de las redes sociales de la novela sí invirtieron sentimentalmente en una producción que desde su preestreno generó dimes y diretes alrededor de su elenco protagónico. Ni siquiera el espectáculo en el populoso barrio guayaquileño de Mapasingue Oeste le dio la real patadita de la suerte.

Lo que está pa’ ti no caló en el público de los canales VHF. Su horario de lunes a viernes, 19:00, la hizo pasar casi inadvertida. El alejamiento de Don Day de la prensa de farándula tampoco ayudó con el marketing de los episodios climáticos. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Valora este artículo

(0 votos)