Martes, 20 Septiembre 2016 00:00 Walter Franco

Punto de vista

Llámelo Alberto o Juan Gabriel, pero conózcalo

Walter Franco Varas

El televidente nacional debe alejarse del canal TNT, para seguir al pie de la letra la serie Hasta que te conocí Juan Gabriel Alberto Aguilera Valadez Mi Historia, por Teleamazonas, incluido el capítulo final especial. Ver los cinco episodios de la segunda semana al aire de esta serie en cuya producción también participan TV Azteca y Telemundo en televisión nacional es un lujo que no pudo obviarse, considerando la excelencia en guiones, actuación y puesta en escena.

No es por nada que Juan Gabriel en persona alabó la interpretación que el colombiano Julián Román, quien por ahora aparece en unas escenas conversando con un periodista o como voz en off, hiciera de él. Pero los mayores méritos de la producción yacen en el empaquetado, es decir el diseño de producción, la dirección de arte, maquillaje, peluquería y el diseño de vestuario.

Ese empaquetado, a pesar de dos anacronismos en la producción musical y el uso de un auto antes de su época, es el que más potencia la calidad de los guiones.
También es significativo si ver la serie en definición estándar o en HD, ya que en el primer caso se aprecia una textura de televisión de los 60 o 70, las épocas retratadas en la historia y la trama. En HD se aprecia una textura de imagen y colores que, combinada con la exhibición en pantalla ancha, da la ilusión de cine, así la serie Hasta que te conocí se vuelve un audiovisual hipnótico del cual no se puede dejar de ver ni un segundo. Tampoco se puede dejar de destacar las actuaciones de tres de los actores que encarnan al ‘Divo de Juárez’, Carlos Yorvick, Alejandro Felipe Flores y Román, que logran darle vida tanto a Alberto Aguilera Valadez como a sus alter egos artísticos Adán Luna y Juan Gabriel con sus manierismos y amaneramiento gestual y vocal, sin que nada se sienta fingido.

Hasta que te conocí no es la excepción a la regla de que todo es perfectible. Ejemplos de lo último son el acento del campo mexicano que ocasionalmente se le nota a Yorvick, como Alberto de 17 años, y las formas inusuales del lip sync como el de la escena en que Alberto, de 12 años, canta para dos integrantes del coro metodista y su director mientras comen burritos. Los demás elementos están en óptima forma y ensamblaje.

Casualmente, la última semana ha sido importante para el legado de Juan Gabriel, ya que la transmisión de Hasta que te conocí, por Teleamazonas, ha llegado al capítulo 8 de 13, y el reciente domingo Teleamazonas emitió un documental sobre el lado polémico del artista, producido por TV Azteca. Además, el 17 de septiembre se emitió una maratón de capítulos de Hasta que te conocí, incluido el especial Hasta que te conocí en La Voz de Juan Gabriel. Y considérese que el documental sobre su lado polémico tuvo que competir en horario, para Quito, con Ecuador Tiene Talento 5 y los Emmy por WB TV.

Hasta que te conocí es, como ha dicho la crítica, una novela en toda la extensión de la palabra. Considérese su ambientación gracias a la música del artista retratado y el score original que dotan al programa no de melancolía sino de esperanza y anhelos por un futuro mejor. El mismo Juan Gabriel fue productor de la serie y no en vano su calidad en factura la avala. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense