Miércoles, 23 Agosto 2017 00:00 Columnistas

Venezuela: 2ª independencia de Latinoamérica

Padre Pedro Pierre

En Venezuela, los que no quieren la continuidad del proceso inaugurado por Hugo Chávez son principalmente los representantes -muy minoritarios- de las élites oligárquicas; y los que sí quieren que se profundice el proceso bolivariano son los sectores populares y medios. En Venezuela, el desafío de la nueva Constitución es institucionalizar una mayor participación y un mayor protagonismo de los sectores populares mediante el ejercicio de un verdadero poder popular. Esta experiencia ya comenzó en las comunas y los consejos comunales en todo el país. Las comunas fueron creadas para constituir formas de autogestión productiva y política por los trabajadores organizados. Tienen un aparato institucional propio y empresas de propiedad comunal, mantenidas bajo el control de los trabajadores asociados, siendo los excedentes totalmente invertidos a favor de la propia comunidad.

Frente a las violencias, las destrucciones y las muertes provocadas por los grupos de derecha capitalista, la opción por una Asamblea Constituyente es la respuesta democrática para crear nuevas estructuras favorables a los anhelos de un pueblo organizado, consciente y decidido a confirmar legalmente un proceso nuevo de organización social que rompa con el capitalismo y avance hacia el socialismo. Todo esto demuestra que estamos a la puerta de una nueva independencia, no solo de Venezuela, sino de América Latina toda. De esta manera entendemos la resistencia violenta de los opositores venezolanos, apoyados financiera, ideológica e informativamente por las instituciones imperialistas, tanto del Gobierno norteamericano como de las grandes multinacionales, en particular las de los medios de comunicación.

Se trata de un proceso democrático porque, a pesar de todas las dificultades, 41% de votantes participó en la aprobación de la Asamblea Constituyente y la elección de los asambleístas. Esta votación ha sido la mayor obtenida por el bolivarianismo desde la elección de Chávez hace 18 años, sabiendo que, en Venezuela, las elecciones no son obligatorias. Recordemos, por ejemplo, que los presidentes de Estados Unidos y Francia son elegidos por un porcentaje inferior al 25%, por la abstención de más de la mitad de los habilitados a votar. Estas elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente demuestran la vitalidad del proyecto histórico bolivariano.

Uno entiende por qué las últimas elecciones ecuatorianas han sido un campo de batalla lleno de mentiras, odios y violencias de parte de la oposición a la Revolución Ciudadana, que sigue y seguirá haciendo lo imposible para que fracase. Es lo que está pasando principalmente en Argentina y Brasil. Más que nunca en Ecuador estamos desafiados para avanzar hacia una socialización de la Revolución Ciudadana para ir rompiendo poco a poco con un sistema capitalista que permite a las clases ricas mantener a la mayoría de la población en la explotación, la dominación y la pobreza. Este sistema está representado por la Bestia del Apocalipsis en donde se nos promete su caída. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense