Tiempos de definiciones

- 04 de octubre de 2017 - 00:00

La consulta popular es el tema del día: ¡centenares de sugerencias para las preguntas! Pero la tendencia predominante en los medios de comunicación comerciales es defenestrar a Jorge Glas, aniquilar el movimiento Alianza PAIS, desprestigiar los 10 años del gobierno anterior y regresar al neoliberalismo que conocimos antes de la Revolución Ciudadana. ¿Cuál será el pensar de la mayoría de los ecuatorianos? ¿Han sido consultados por los partidos políticos, los movimientos populares, las organizaciones sociales para establecer dichas preguntas? Y la comisión gubernamental encargada de sacar los ejes principales para las preguntas finales, ¿qué criterios ha de tomar en cuentas? “La cabeza piensa según donde se ubican los pies”: ¿conocerán estos escogidos la realidad de los sectores populares y se preocupan por ellos?

A nivel del Ejecutivo se quiere regresar a las intuiciones primeras de la Revolución Ciudadana y el espíritu de la Constitución. Ya se conocen los tres ejes prioritarios: “Garantizar los derechos para todos durante toda la vida, orientar la economía al servicio de la sociedad y apunta hacia más sociedad y mejor Estado”. Se entiende que las preguntas de la consulta responderán a estos objetivos.

En cuanto a los asambleístas de Alianza PAIS, la única manera de salvarse es manteniéndose unidos: su fuerza es la mayoría en la Asamblea. De por sí, la consulta no puede cambiar la Constitución; las modificaciones tienen que ser aprobadas por la Asamblea. La defensa de diez años de logros de la Revolución Ciudadana, las normas de la Constitución, los objetivos del movimiento Alianza PAIS y los ejes programáticos del Gobierno serán los criterios para aprobar las enmiendas necesarias para avanzar hacia nuevos procesos que beneficien a las mayorías ecuatorianas. Bien se puede soñar que los movimientos sociales, las organizaciones populares e indígenas tengan una agenda común sobre la validez de las preguntas prioritarias de la consulta.

La consulta pone también un desafío al conjunto de la población, a fin de interesarse en el contenido de las preguntas, informarse de sus alcances y presionar movimientos, organizaciones y partidos para que el proyecto de país que se votó en las últimas elecciones no sea desvirtuado por las artimañas de la derecha política y económica. Es una buena oportunidad para hacer escuchar su voz y construir una democracia participativa al servicio de un Ecuador más equitativo.

El papa Francisco no termina de sorprendernos al hablar a la organización católica internacional Cáritas: “Los pobres, los mendigos, son los protagonistas de la historia, preparan la revolución de la bondad… Dios no se preocupa tanto por la fe o la caridad de los fieles, lo que le conmociona es la esperanza de la gente… en busca de un futuro mejor, que está logrando tenazmente, pese a las dificultades de este mundo, animada por la confianza en una vida más justa y serena”. Pero, cuidado con los falsos profetas que nos quieren confundir y que buscan pescar a río revuelto para fortalecer sus intereses. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: