¿Ruptura en AP? y base de apoyo al Gobierno

| 21 de Agosto de 2017 - 00:00

El escenario político se complica con la lucha interna en AP, los recientes casos de corrupción y el pedido de la oposición para un nuevo enjuiciamiento al Vicepresidente que puede desencadenar en la ruptura en AP.

En AP, hay una lucha interna entre la facciones correístas y gobiernistas. Esta se revela en la Asamblea. Algunos asambleístas de AP apoyarían el pedido de juicio político al Subcontralor Subrogante y otro grupo se opone; también hay algunos que defienden al Vicepresidente y otros señalan que la justicia dirá la última palabra. La gestión del Presidente de la Asamblea para traer a Capaya, parece ser de común acuerdo con el Gobierno y las pruebas que aporte él se usarían en dicho juicio. El expresidente se ha convertido en el principal opositor al régimen y diseña la táctica, que ahora va a incluir una negociación para las leyes que envíe el Ejecutivo. La oposición se ha unido para impulsar el juicio, lo que  pone en jaque a los correístas. La ruptura estará influida por la decisión que tomen en el juicio. 

A los casos de corrupción de Odebrecht, Petroecuador, etc., se suma la comercialización del crudo, dejando entrever una estructura de corrupción en la petrolera y los problemas en cuatro grandes obras incluida la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas que, según el ministro del ramo, tiene  problemas técnicos, posible sobreprecio y alerta sobre su estado crítico. Dicha trama de corrupción debilita aún más a la fracción del ex Presidente y ensombrece su gestión. El gobierno sigue adelante en la lucha contra la corrupción, se suma el caso de la esposa de R. González, exfuncionario, detenida por enriquecimiento, las medidas por la crisis económica  y programas sociales. Por esto, el régimen actual gana apoyo.

Esto es una ventaja para el Gobierno, sin embargo, aún no tiene una base de apoyo sólida que le permita suficiente respaldo político. En esa vía, la presentación del Plan Toda una Vida en Manabí y el inicio del programa Casa para Todos, en Monte Sinaí, sector populoso de Guayaquil; la inauguración, en Sigchos, provincia de Cotopaxi, de la minga agropecuaria con los indígenas de la Sierra centro; el programa de apoyo a emprendedores jóvenes; la entrega de escuelas del Milenio y la crítica del Presidente a estas por no considerar problemas como el transporte, etc. son ejemplos que, además de cumplir promesas de campaña, generan respaldo popular.

Adicionalmente a los diálogos con los distintos sectores, los indultos y la entrega de la sede a la Conaie, hay una encuesta sobre el nivel de aprobación del Presidente y Vicepresidente, cuyos resultados dan una alta aprobación al primer mandatario y baja al segundo, con lo que se gana la opinión pública.  Lo cierto es que el conflicto interno en AP afecta la acción del gobierno que, en una eventual ruptura de AP y con el apoyo de nuevos movimientos políticos en proceso de aprobación, con posibles alianzas con varios sectores, busca fortalecerse políticamente, generar gobernabilidad, cumplir con el plan de gobierno y  avanzar con su proyecto reformador del país. (O)