Miércoles, 21 Septiembre 2016 00:00 Columnistas

Renovemos la campaña electoral

Padre Pedro Pierre

Para calificar la actual campaña electoral de la oposición al Gobierno no faltan los calificativos: aburrida, débil, insignificante, vergonzosa, descalificadora, verdadera tomadura de pelo,… por culpa de una mayoría de candidatos nulos, ridículos, irrespetuosos, sin interés, mentirosos, calumniadores, de bajo nivel,… Nos merecemos más.

¿Por qué tan poca cultura y contenido? Las razones son varias y provienen de distintos horizontes. Los que se promocionan son los mismos de siempre. Unos se cambian de camiseta y otros de ‘camioneta’. La mayoría busca poder personal e interés financiero. En este decenio que pasó no hubo personalidad que destaque por luchar por un proyecto de sociedad que nos humanice, profundice la convivencia, promueva una cultura que nos identifique. La propuesta indígena del Bien Vivir se ha ido diluyendo con el pasar de los años y los coqueteos de dirigentes indígenas con la derecha más recalcitrante del país y explotadora secular del mundo indígena -como Auqui Tituaña, Lourdes Tibán, Salvador Quishpe, Marcelino Chumpi y otros- no hacen más que descalificarse y perjudicar al movimiento indígena.

Esta derecha rapaz no acepta que se le haya quitado la mamadera del dinero robado por todas partes. Po eso no tiene discurso ni proyecto, sino lo que siempre soñó mintiendo y quiere volver a recuperar el poder político a toda costa, hasta casarse con el diablo. Para pintarse de internacionalistas, buscan unirse al nivel latinoamericano: Cynthia Viteri con la derecha venezolana y Jaime Nebot con el chileno Piñera… a fin de aprender a tumbar gobierno con caras constitucionales y patrañas democráticas.

La mayoría de los grandes medios de comunicación nos mantienen en un analfabetismo político interesado, porque saben que un pueblo sin educación y embobado por las telenovelas, el afán de consumo y una cultura de la superficialidad es preso de una manipulación fácil. Nueve años de gobierno no han logrado formar unas escuadras de líderes barriales y populares formados con sentido crítico, capacidad de liderazgo y carisma de organización. El viento de la moda y del aprovechamiento lleva hacia el mejor postor que regala golosina envenenada.

Como ciudadanos que somos, tenemos que analizar la situación de nuestro país. ¿Qué es lo que ha avanzado? ¿Qué es lo que se ha detenido? ¿Cuáles fueron los errores? ¿Dónde están los desafíos? ¿Cuáles son las organizaciones que hay que fortalecer para profundizar lo que nos parece positivo, denunciar lo que no ha funcionado, aprender a ponernos metas, trabajar por todo lo que nos permite vivir mejor, convivir armoniosamente y comulgar con la naturaleza? ¿Lograremos entender mejor la política, la economía, las ideologías, las utopías, el poder popular…? Solo unidos, reunidos y activos lo iremos logrando poco a poco y cada vez más.

Como ciudadanos de a pie, mucho podemos hacer para que esta campaña electoral sea la oportunidad de adueñarnos de lo que es nuestro: el destino de nuestro país. “¡Aprendan -decía Jesús de Nazaret- a discernir las señales de los tiempos!”. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense