¿Reactivación y ajuste?

- 05 de junio de 2017 - 00:00

En el discurso de posesión, el nuevo Presidente puso énfasis en lo social, reactivación económica, apertura al diálogo y enfatizó la lucha contra la corrupción. Las declaraciones del Ministro de Finanzas (MinFin) reafirman el impulso a la economía y fortalecimiento de la dolarización.

Los ministros nombrados son empresarios, académicos, exfuncionarios, indígenas y exasambleístas, que conforman un gabinete variopinto con participación de algunos sectores. En cuanto a lo económico, con la eliminación de los ministerios coordinadores, de la Secretaría del Buen Vivir, la promesa de austeridad en el gasto, se denota la intención de un ajuste fiscal; y la reestructuración de la deuda, muestra su preocupación por este tema.

La promesa de la gran minga nacional agropecuaria, de programa de vivienda, diálogo con sectores productivos, impulso a exportaciones y apoyo a pequeños productores y la economía popular y solidaria (EPS) devela que busca la participación de las diferentes actividades para impulsar la economía. Negó la creación de una moneda paralela. En cuanto a lo social, el programa ‘Toda una Vida’ trata de integrar los planes de apoyo desde el nacimiento hasta la jubilación (tercera edad) de los trabajadores.

Anunció la conformación de un Consejo Consultivo Productivo Tributario -con miembros del sector privado y público- mostrando el interés de una alianza con el sector privado para la reactivación productiva y revisión de la reforma tributaria.

Planteó la integración de un frente de transparencia y lucha contra la corrupción -una especie de veeduría-, integrado por personalidades del sector privado, público e Iglesia, que recibiría las denuncias del público, las analizaría y pondría en conocimiento de los entes de control. Como señalé, la iniciativa debe ser complementada con una Ley Anticorrupción que la tipifique como delito imprescriptible, con penas muy fuertes y frene el uso de mecanismos en paraísos fiscales.

En entrevista, el MinFin, dijo que los pilares del programa económico serían el fortalecimiento de la dolarización -con actividades que generen divisas: exportaciones e inversión extranjera directa- y el impulso a la producción con la participación del sector privado y la EPS. Descartó que la moneda electrónica sea paralela al dólar, más bien se usará para apoyar la dolarización.

En cuanto al déficit fiscal, reconoció que es de 7% del PIB, que se financió con deuda, que no hubo transparencia en cuanto a las preventas petroleras y que la deuda es manejable. Declaró la intención de reestructurar  la deuda para cambiar el plazo y el costo.

La reducción del IVA del 14% al 12%, la eliminación de salvaguardias, en junio, el acercamiento al sector privado y la posibilidad de un ajuste son buenas señales para la inversión privada y reactivación. Pero un diálogo no es un cheque en blanco; hay  que reducir el déficit fiscal y prever el futuro déficit comercial, como advertí. En suma, un programa económico con medidas para reducir desequilibrios, iliquidez fiscal y cambio estructural para los problemas de fondo. (O)