Planeta al revés

| 20 de Enero de 2017 - 00:00

En días pasados, la agencia France Press dio a conocer una noticia que seguramente produjo un escalofrío que recorrió por todo el cuerpo de las gentes buenas: ocho hombres tienen la misma cantidad de dinero y propiedades que la mitad de la población de todo el planeta. Situación absurda, ridícula, vergonzosa.

Para finales de diciembre de 2016, se tenían registrados 7.400 millones de habitantes en el planeta Tierra. Con el auxilio de la simple y útil aritmética, resulta que lo que tienen 3.700 millones de seres humanos en todo el mundo es propiedad de tan solo ocho empresarios: Bill Gates, Amancio Ortega, Warren Buffett, Carlos Slim, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Larry Ellison y Michael Bloomberg. Seis son estadounidenses; Ortega es de origen español; Slim es mexicano. Es el sistema neoliberal cuya aplicación produce estas absurdas desigualdades.   

El empresario Bill Gates tiene un capital que sobrepasa los 75.000 millones de dólares; la fortuna de Gates no se debe al alza en las acciones de Microsoft, sino a las registradas en los papeles de Canadian Railway y Ecolab, que son dos empresas en las que el multimillonario tiene participación. El segundo hombre más adinerado del mundo es Amancio Ortega, quien posee una fortuna de 67.000 millones de dólares; abrió su primera tienda de modas Zara en 1975; actualmente, la cadena -que forma parte del grupo Inditex- tiene 7.000 tiendas en todo el planeta. Warren Buffett comenzó a invertir en papeles financieros desde su adolescencia; su fortuna actual está calculada en 60.000 millones de dólares. Slim se dedicó al negocio de las telecomunicaciones desde que Telmex fue privatizada; posee 50.000 millones de dólares.

Jeff Bezos, fundador de Amazon.com, actualmente es propietario del Washington Post y fundó Blue Origin que es una empresa que ofrece viajes espaciales; tiene 45.000 millones de dólares. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook en 2004, alcanza 44.000 millones. Larry Ellison, quien fundó la empresa Oracle, tuvo como su primer cliente a la CIA creando un software que ayuda en la administración de bases de datos; su fortuna llega a los 43.000 millones. Michael Bloomberg creó un programa de información financiera que lleva su apellido; los terminales con varias pantallas se volvieron muy útiles porque incorporaban información del mercado en tiempo real; fue alcalde de Nueva York durante tres períodos; su capital es de 40.000 millones de dólares.

Con la ayuda, nuevamente, de la sencilla y útil aritmética, si se redujera a la mitad la fortuna de estos ocho, 3.700 millones de seres humanos mejorarían sustancialmente su nivel de vida. El 10% de la población mundial, es decir, 740 millones de personas, dejarían su condición de extrema pobreza (personas que subsisten con 1,50 dólares diarios). En el mundo hay 170 millones de niños que no pueden desarrollar todo su potencial debido a una inadecuada nutrición desde el comienzo del embarazo hasta el segundo año de vida, todo por causa de la pobreza. Estas inequidades llenan de vergüenza a la gente decente. Por ello es importante no olvidar qué las genera: el capitalismo salvaje. En nuestro país hay algunos candidatos presidenciales neocon que lo admiran y defienden. El pueblo sabe quiénes son y escogerá sabiamente por el proyecto político que pone al ser humano por encima del capital. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: