Plan de gobierno neoliberal

- 24 de Marzo de 2017 - 00:00

La documentación que sustenta el plan de trabajo de CREO la hemos leído en sus tres ejes. Hemos analizado con seriedad el documento. Nos parece la ‘suma’ de mentiras, equívocos, desinformación, eufemismos, sofismas, formulación de antiguas estadísticas, implementación de programas ya ejecutados, hasta apropiación de proyectos realizados.       

Por ello vale la pena analizarlo ese plan, casi desde una perspectiva cabalística. Si no estuviéramos inmersos en la realidad de unos comicios sustanciales, que lo convierte en una expresión de intencionalidad gobernativa, podría traducírselo así: Manual para permitir acumulación de la riqueza para unos pocos, pero desprecio reverencial para las mayorías. La ambición de mando, el dominio sobre el conglomerado para seguir explotándolo brutalmente, bajo los mecanismos deshumanizados del mercado que vislumbran esos folios, crean la necesidad sentida de que todos lo conozcamos.

Reveladoras intenciones, acciones sin piedad ni decoro, para la salud, educación, seguridad, que formula esta credencial reaccionaria del candidato de CREO sobre derechos humanos fundamentales, son demenciales, pues pasarían a la iniciativa privada, consecuentemente sometidos a la oferta, la demanda. Pero, además, el escrito muestra reflejos de conceptos capitalistas especulativos, respaldando la actividad electoral de prestidigitadores falaces del ‘cambio’, como sucede en Argentina con Macri.

Pero veamos unas cuantas ‘perlas’, deslizadas en este testimonio de gobernabilidad, extenso, de redacción confusa, reñido con la sintaxis, sin precisiones ni vislumbres de saber dónde, cómo, por qué. Ameritan respuesta a cada una de ellas. El eje destinado a la economía establece un pronóstico de Perogrullo:

“Si logramos tasas de crecimiento del 6%, durante 20 años, nuestro país puede convertirse en país desarrollado”. - Ningún país del mundo lo ha obtenido.

“Reconstrucción. Con el apoyo de la sociedad civil podemos crear un mayor ímpetu en beneficio de los afectados del terremoto”. Solamente con accionares organizados del Estado -que somos todos- pueden resolverse grandes tragedias.

“Ecuador en el trabajo. El hábito de no contar con un sueldo limita su capacidad. El tiempo de estar desempleado le pasa una factura mayor. Por eso, si adquiere experiencia y desarrolla habilidades específicas, trabajando, se aleja de la posibilidad de progresar”... (sic).        

“Ecuador del emprendimiento. Traer emprendedores de alto potencial”. Transnacionales compitiendo con nuestros emprendedores”. Lotería.

“Ecuador en el mundo. Desaprovechamos oportunidades de suscribir acuerdos de libre comercio con EE.UU.”. (Ojo Pachakutik)

“Hacer acuerdos urgentes con China, India, Japón”. (¿No estábamos hipotecados a China?) “Ingreso a la Alianza del Pacífico”. ¿Sin Trump?

“Ecuador del conocimiento. 800.000 ecuatorianos sufren analfabetismo. 50.000 niños no cursaron la educación básica”. La Unesco lo desmiente.

“Mantener a sus hijos dentro del sistema educativo o trasladarse al privado a través del copago”. El sistema fracasó en Chile, generando mayor exclusión.

“Ecuador educativo. La deficitaria formación profesional de los educadores de educación básica”. Desconocen que hay una Universidad Pedagógica, miles de maestros tienen posgrados. Concienciaron, MPD. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Últimas noticias