Sábado, 01 Octubre 2016 00:00 Columnistas

Perspectivas sobre los transgénicos en Ecuador

César Paz-y-Miño

Este título alude al Seminario regional sobre transgénicos, realizado en julio pasado por el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales (Congope), en el cual participé como facilitador, con el tema ‘Desmitificar los transgénicos (TG)’, y planteé ciertas cuestiones:

El uso y fomento de TG a nivel mundial está creciendo. Se calculan unas 134 millones de ha cultivadas de soya, maíz, algodón, canola, calabazas, papayas, alfalfa, remolachas. El 54% de la población mundial vive en países productores de TG. En Latinoamérica se consumen productos TG. Ecuador no los produce, pero una línea de investigación estatal es la obtención de banano sisgénico, que a diferencia de los TG, los genes transferidos provienen de la misma especie, es decir, de los bananos con mejores características.

Los nuevos debates en Ecuador surgen a la par con la discusión de la ley de semillas y soberanía alimentaria. Bien por la ley, los controles sobre la producción de alimentos y la reserva de la diversidad ancestral de los recursos genéticos para alimentación. Resulta sano defendernos de las transnacionales y de la visión de depender del negocio que representa la modificación genética de los organismos, pero negar el avance científico de la transgénesis y de las nuevas tecnologías asociadas es inadecuado.

Las técnicas genéticas se vuelven más seguras y precisas. Así, con la técnica de edición de genes (CRISPR/Cas9), se lograría transformar organismos con cualidades nuevas, sin tener que transportar genes de otras especies, y como este transporte de genes ha sido la esencia de la lucha antitransgénicos, la CRISPR derrumbaría la argumentación en contra de los TG.

Por otro lado, las recientes pruebas y pronunciamientos a nivel internacional apuntan hacia desmitificar los TG, apoyar su uso en poblaciones carentes de alimentación o con deficiencias alimenticias, contra lo cual podría utilizarse el arroz dorado que es TG. La Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. y 110 premios Nobel concuerdan en que los TG no son peligrosos o son tan iguales como cualquier otro alimento, y su uso no debería prohibirse.

En Ecuador, la desinformación sobre obtención y riesgos de los TG ha cuajado hacia posiciones contrarias. Investigaciones en genética indican que debemos estar abiertos a la tecnología transgénica; modernizar las investigaciones e incluso utilizar TG si es necesario. Ya existen en el mercado cientos de productos derivados de los TG, utilizados a diario. Lo apropiado es investigarlos, hacer pruebas de laboratorio, sacar conclusiones propias como país. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense