Oposición tras segunda vuelta, asamblea o sedición

- 17 de diciembre de 2016 - 00:00

Todos los de la oposición, incluidos financistas nacionales e imperiales, negociantes de la política, la banca usurera, la moribunda partidocracia y vasto sector de la prensa ‘independiente’, debido al crecimiento del binomio victorioso Lenín Moreno-Jorge Glas y por su abierta desesperación en volver a la era de la voracidad y rapiña de la riqueza nacional, plantean alternativas; captar la Asamblea, llegar con uno de los presidenciables a la segunda vuelta y en última instancia promover la violencia y trifulcas callejeras con fines golpistas.

Es evidente el fracaso de la oposición en la búsqueda del presidenciable único, por el acoso de intereses de los sectores de la derecha, vinculados y comprometidos con el poder de la bancocracia y círculos financieros que ocultan su riqueza acumulada en los paraísos. Los articulistas de los medios privados han comprobado que la proliferación de candidatos a la Presidencia, carentes de ideologías, repletos de vanidad y, en algunos casos, de dudosa capacidad intelectual, facilita y amplía el camino para el triunfo del binomio de la Revolución Ciudadana.

Dentro de esa realidad, la misma prensa privada, con cierta habilidad periodística, ofrece disimuladas coberturas a tres presidenciables de la orilla opuesta, el líder de CREO, la candidata del PSC-Madera de Guerrero y el exmilitar de la Izquierda Democrática; todos ellos apoyados por capitales nacionales y del exterior. Los  restantes aspirantes de la oposición, pese a sus griteríos y andanzas por algunos sectores de la región, solo se esfuerzan con tenacidad para no terminar como colistas.

Como parte de la estrategia, la oposición disgregada, sin el candidato presidenciable único, y sin opción por llegar a la segunda vuelta, ya abrió campaña, unos, en alianza, otros, solos, en su intento por lograr mayoría en la Asamblea Nacional, supuestamente, para desde allí terminar con el ‘correísmo’, sus conquistas sociales, implantar la pena de muerte, eliminar todos los impuestos, y sepultar el tema de los paraísos fiscales. Allí asoman los aspirantes contrarios a asambleísta con sus ofertas mágicas y agresiones contra el régimen del Buen Vivir, como parte de la mísera campaña por captar votos con el auxilio de la prensa comercial.

Como para la oposición todo es dudoso e incierto, sortea otra estrategia, insiste en plantones, marchas y violencia, ni siquiera para lograr posiciones en el escenario electoral, sino crear condiciones propicias para el llamado golpe de gracia. Ya se observa agresividad en los candidatos de oposición, acción de violencia sin sentido con el pretexto de la Ley de Plusvalía y el reclamo infundado de los militares pasivos.

Por su lado, los candidatos de Alianza PAIS y sus aliados se destacan, decididos a continuar la obra del Buen Vivir y mejorarla en las áreas, de salud, educación, vivienda, seguridad social, considerar a la juventud sobre la base de conferencias ideológicas, complementar programas que se centren en fortalecer la protección a los niños, mujeres y discapacitados y, en lo fundamental, eliminar la pobreza extrema y consolidar la justicia social y la equidad.

Mientras, a la derecha reaccionaria solo le interesa por cualquier medio retornar a la era del atraco y miseria, de otro lado se destacan los candidatos de la Revolución Ciudadana, en su lucha por hacer del cambio un objetivo irreversible en beneficio de todos los ecuatorianos. (O)