Martes, 22 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Obras de ingeniería para el desarrollo (2)

Víctor Mendoza Andrade

En el artículo anterior nos referimos al frecuente cuestionamiento que tiene la construcción de las grandes obras de ingeniería civil por los efectos perjudiciales que potencialmente pueden generar en el medio ambiente donde son establecidas, tales como las represas.

Las represas interrumpen el curso de los ríos causando la inundación permanente de extensas zonas, afectando los drenajes del área de su influencia y sus condiciones naturales de vida.  

Sin embargo, no obstante sus limitaciones, el agua que almacenan estas estructuras es considerada vital para todos los ecosistemas terrestres, entre estos los que benefician al hombre.

Las grandes conglomeraciones humanas no pueden sobrevivir sin agua y este probablemente era el caso de Guayaquil (la ciudad más poblada: tres millones de habitantes y que más crece en Ecuador), cuyo aprovisionamiento de agua depende del Daule, río de la Cuenca del Guayas (CG) y que antes de la construcción de la represa Daule-Peripa (primeros años de la década del ochenta) durante la temporada de estiaje el caudal del río descendía hasta menos de 7 m³/seg.

En estas circunstancias, la población tomaba agua salada por efecto de intrusión de las mareas (Guayaquil está a 4 metros sobre el nivel del mar) y tenía severas restricciones para el aprovisionamiento de recursos hídricos. Esta condición regional -además- significaba serios problemas para la economía de Ecuador, la cual depende de la producción de la CG. El 40% del PIB del país produce esta región, considerada la más importante de la costa del Pacífico del continente americano por sus recursos naturales renovables (RNR).

Las investigaciones científicas sobre el aprovechamiento de los RNR de los trópicos es exiguo, entre ellas las que corresponden al recurso agua; y si bien en nuestro país tenemos el privilegio de contar de una dotación por habitante cuatro veces mayor que el promedio mundial, no contamos con una política de Estado para administrarla en forma eficiente englobando sus múltiples servicios.  

Las represas, obras de ingeniería que permiten el almacenamiento del agua para su eficaz distribución, no han tenido mayores problemas durante la fase de construcción al ser financiadas oportunamente con préstamos internacionales. Y podemos decir que los problemas empiezan al iniciarse el llenado del embalse por el manejo técnico que deben tener estos grandes almacenamientos de agua en condiciones de clima tropical donde -entre otros- se presentan los problemas de eutrofización.

La eutrofización es causada por un exceso de nutrientes en el agua, principalmente nitrógeno y fósforo provocando el excesivo crecimiento de la vegetación y otros organismos confinados en los lagos tropicales que agotan el oxígeno y cuando mueren aportan importantes cantidades de materia orgánica disminuyendo drásticamente la calidad del agua dejando de ser aptas para los seres vivos.

Para el control de estos efectos que liquidan las obras son necesarios los programas de operación, mantenimiento y control ambiental, tema que trataremos posteriormente. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense