Nuevo triunfo popular de Lenín y la RC

- 05 de abril de 2017 - 00:00

Finalmente, la mayoría del pueblo ecuatoriano resistió y triunfó con Lenín Moreno, frente al candidato de la banca, el FMI y la plutocracia, que contó con el apoyo de las ONG gringas, así como de sectores de la carcomida partidocracia socialdemócrata y populista, que junto a algunos extraviados y vendidos dirigentes indígenas y del ex-MPD lograron confundir a ciertos sectores de las bases, embarcándolos en el apoyo al proyecto oligárquico y neoliberal de G. Lasso.

La derecha en pleno (CREO, SUMA, PSC y otros) junto a sectores de la ‘izquierda’ proderecha y de algunos odiadores, aupados por grandes medios, buscaron crear el caos, difundiendo como reales datos amañados de sus encuestas bien pagadas. En efecto, Cedatos le dio un falso y amplio ‘triunfo’ a G. Lasso con cerca del 7% de diferencia frente a los datos de Participación Ciudadana, organización que ni a leguas ha sido partidaria de AP y de la RC; más bien, todo lo contrario. Los publicitaron sin ningún rubor algunos canales complotados y sus acuciosos conductores de noticias y sesudos analistas a su servicio. Buscaban confusión y elementos para hablar de fraude y crear caos y violencia.

¡Qué desfachatez! El pueblo, en su inmensa mayoría, incluso sectores que lo apoyaron, ha reconocido el claro triunfo de Lenín y con él la decimasegunda victoria electoral de la RC, logradas en forma consecutiva, en una década, expresión de democracia y transparencia, como nunca antes se ha dado en la historia del país, no obstante la charlatanería oligárquica que acusa de ‘autoritario’ y ‘dictadura’ al Gobierno, gestor de grandes cambios y conquistas en beneficio del pueblo y de la patria.

La OEA, Unasur y los gobiernos de la región, de diversas tendencias políticas, reconocen la limpia victoria de Lenín Moreno y Jorge Glas, y señalan al proceso electoral del país, a pesar del lloriqueo ‘pelucón’, como eficiente y claro, reconociendo la masiva participación popular. Lenín Moreno y Jorge Glas tienen grandes tareas y la responsabilidad histórica de continuar con el proceso de transformaciones, iniciado hace 10 años.

La mano extendida de Lenín y su convocatoria amplia a todos los sectores que sientan el país y la necesidad de su desarrollo, más allá de intereses particulares y utilitarios, para lograr acuerdos y superar la difícil coyuntura derivada de la estrepitosa caída de los precios del petróleo; y paralelamente ajustar políticas y tomar medidas para consolidar las reformas e iniciar otras, indispensables, que son compromiso ineludible de la RC, en especial la Revolución Agraria, que incorpore a los campesinos sin tierra a la propiedad y producción; y la Revolución Urbana, para dotar de vivienda y servicios básicos a los barrios marginales y sectores populares.

Por cierto que la misión ‘Toda una Vida’ la cumplirá y continuará con las grandes tareas sociales en procura del bienestar de las masas, desarrollando políticas redistributivas y afianzando los logros en salud, educación y seguridad social. Ejecutará planes efectivos de lucha contra la corrupción a todo nivel. Todo en un marco de ejecución de una política internacional que contribuya, como hasta ahora, a afianzar la paz e integración solidaria, de respeto a la soberanía, independencia, libre determinación y autodeterminación de los pueblos, contra invasiones, guerras e intervencionismo imperial.

Lenín deberá organizar un gobierno plural, recuperar las relaciones con los movimientos sociales y fuerzas políticas progresistas, beneficiarios e impulsores naturales de un proceso serio de cambios, como el que ha liderado Rafael Correa; deberá superar las falencias político-organizativas, condición para el éxito de su gestión, que desde ya fortalece las tendencias progresistas de América Latina y el mundo.

Los revolucionarios bolivarianos alfaristas nos regocijamos por este triunfo y comprometemos nuestro apoyo decidido para una gestión eficiente y exitosa de Lenín y Jorge Glas. (O)