Los 100 días de Donald Trump

- 24 de Abril de 2017 - 00:00

En los primeros 100 días, Trump ha dictado medidas alejadas de su retórica y trata de cumplir promesas electorales. La coyuntura, sin embargo, llevó, ante reveses, a tomar acciones para reforzarse políticamente.

Su promesa de hacer grande nuevamente a EE.UU. se refleja en las medidas sobre inmigración,  economía y política exterior. En la primera, se asignaron fondos presupuestarios para seguir la construcción del muro en la frontera con México, queda por ver si cumple su amenaza de hacerle pagar su costo. Con decreto ordenó la deportación a gran escala de inmigrantes y aumentó casi un tercio, en los dos primeros meses, las detenciones de estos.

Ha frenado la entrada de profesionales calificados. Más aun, bajo la supuesta acusación de criminales aceleró la deportación de miles de mexicanos. También prohibió la entrada de ciudadanos de algunos países musulmanes. La idea que está detrás de estas políticas migratorias es que los extranjeros quitan trabajo a los americanos o afectan la seguridad nacional. Los estudios demuestran que los migrantes aportan a la economía americana y mundial.

Sobre la economía ha nombrado en puestos clave a secretarios y funcionarios ligados a grandes empresas o al sector financiero. La amenaza de imponerles impuestos a transnacionales que trasladen sus plantas a otros países hizo que las empresas automotrices, de refrigeración, etc. cancelen  sus planes de instalarlas en México. Trata de frenar la deslocalización. Busca también aplicar el proteccionismo para lo cual ya salió del acuerdo Alianza del Pacífico, aspira a renegociar el TLC con Canadá y México y recortará exenciones a importaciones. Trata de proteger el mercado interno y aplicar la idea de compra y contrata americanos. Esta política va a afectar a A. Latina; rema contra corriente de la globalización y enfrenta dificultades por los problemas de competitividad.

Para fortalecerse políticamente, ordenó los ataques contra Siria, Afganistán y advirtió a Corea del Norte, buscando además defender los intereses geopolíticos y estratégicos de EE.UU. Pero no solo se trata de un asunto político, bélico o de política exterior sino además de reactivación económica. Aumentó el presupuesto militar y en los conflictos usa equipo militar que incide en el nivel de actividad económica. Esto también le ha valido su reforzamiento y apoyo político de hasta demócratas, lo que ha revitalizado su imagen interna y posicionamiento mundial.

Pero no todo es éxito. La derrota en el Congreso para eliminar el programa Obamacare fracasó por los propios votos en contra de algunos republicanos, mostrando que el ala ultraconservadora tiene poder. Así mismo, el fiscal quedó al margen de la investigación del hackeo ruso en la elección presidencial, así como también la renuncia de su asesor de seguridad, por haber mentido en vínculos con los rusos, a lo que se suma la suspensión por un juez de su decreto migratorio, lo que evidencia sus tropiezos en política. Busca recuperar el liderazgo y la hegemonía económica mundial que es disputada por China. La expectativa es por sus otras políticas. (O)