Sábado, 17 Diciembre 2016 00:00 Columnistas

Lenín Moreno y el ingreso a la educación superior

Edmundo Vera Manzo

El ingreso a la educación superior en Ecuador funciona bien, muy superior a como funcionaba antes, por tanto, merece un cambio, pero no hacia atrás, al libertinaje irresponsable y demagógico, como propone Guillermo Lasso y que lo analizamos en la entrega de 19-11-2016, sino en la dirección del perfeccionamiento continuo, teniendo como horizonte un futuro mejor. Un error frecuente entre las personas es considerar las creaciones humanas como algo intocable, sin darse cuenta de que toda acción y creación puede y debe ser mejorada. Y esa es la línea del pensamiento de Lenín Moreno,  quien en forma reiterada se ha referido a este tema de importancia estratégica para el futuro de Ecuador.

El 19-09-2016 cuando todavía no era candidato presidencial, planteó: “Habrá que revisar un poco el tema de los exámenes de ingreso” y prometió examinar la situación para que ningún estudiante o bachiller se quede sin estudios en el país. El 23-09-2016 afirmó: “Si es que soy su presidente, lo pondré en práctica,  si es que un estudiante egresado del colegio quiere seguir estudiando, tiene el derecho de hacerlo, que cada universidad, si es que ellos lo prefieren, hagan sus propedéuticos”. En la tendencia de la universalización de la educación superior Lenín Moreno plantea algo muy importante.

La universidad pública no es solo para permitir estudiar y obtener becas los más inteligentes y talentosos, sino que todos los que deben y quieren estudiar y no superen los exámenes de ingreso, asistirán a cursos propedéuticos a completar su formación y recibir orientación para determinar los estudios que más les convengan. El 24-01-2013, en la Universidad Regional Amazónica dijo: “Hoy tenemos Ikiam que va a ser no solo la mejor de Ecuador y de América, sino que tiene todo el potencial para ser lo mejor del mundo”. El reto es muy grande. No puede existir la mejor universidad del mundo, sin el mejor sistema de admisión del mundo. Mayor motivo con tan altos objetivos, revisar y perfeccionar el sistema de admisión vigente y hacerlo como política estratégica de una forma continua.

En el programa de gobierno de Alianza PAIS 2017-2021 dice: “Mantendremos nuestro compromiso con la equidad educativa: hoy cerca del 70% de jóvenes en la universidad son los primeros dentro sus hogares en acceder a este nivel de estudios. Fortaleceremos de manera inteligente la política de becas en el país.”. Las líneas maestras se encuentran en los párrafos mencionados. Lenín Moreno reconoce lo avanzado en el gobierno de la Revolución Ciudadana, pero no se limita a repetir el gran esfuerzo realizado. Es la diferencia entre continuidad y continuismo. No se contenta con seguir exactamente con lo mismo, sino siguiendo la misma dirección y horizonte da un nuevo salto en la conducción política y científica sobre el tema.

Como exige la Constitución, las leyes y el programa de gobierno de Alianza PAIS, se reconoce el cumplimiento del Estado en su papel de garante de la igualdad de oportunidades para el acceso y permanencia en el nivel superior y se expresa también el compromiso para hacerlo de una forma cada vez mejor. El rechazo de los derechos y disposiciones legales vigentes es lo que propone el demagogo irresponsable que quiere regresar al libertinaje individualista y egoísta de los sistemas anacrónicos y excluyentes anteriores, que favorecían a los estudiantes menos responsables y quienes tenían mayores recursos económicos, que les permitía estudiar en cualquier universidad privada para satisfacer cualquier capricho.

Un equipo multidisciplinario con muchos conocimientos, experiencia y mentalidad amplia debe mejorar y perfeccionar el sistema de admisión a la universidad, no debe hacerlo un especialista en una sola disciplina y mucho menos en manos de personas voluntaristas e ignorantes y demagogos irresponsables. Hay que asegurar el futuro de los jóvenes. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense