Sábado, 27 Mayo 2017 00:00 Columnistas

Lenín Moreno: la nueva etapa

Melania Mora Witt

Después de 21 años se realiza en Ecuador la trasmisión del mando entre gobernantes elegidos democráticamente. La estabilidad en la sucesión es un reflejo de la transformación institucional del país. En forma ordenada, las autoridades salientes han entregado a quienes  iniciarán sus actividades, la información de lo hecho y lo pendiente en las entidades a su cargo; no habrá vacíos ni  partirán de cero quienes las reemplazan. La vida del país continúa y, el punto de partida de la nueva etapa, representa el avance conseguido en los 10 años de gobierno de la RC.

Con emoción la mayoría de los ecuatorianos hemos mirado desde nuestros hogares o centros de trabajo, las ceremonias del relevo presidencial. Hay un sentimiento mayoritario de gratitud para Rafael Correa y su incansable esfuerzo por transformar el país. Y frente al nuevo período que regirán Lenín Moreno y Jorge Glas, esperanzas y expectativas, basadas en la obra cumplida por ambos en el ejercicio de las altas dignidades que ostentan.

En ceremonia pública el presidente Moreno posesionó a quienes integrarán  su gabinete o dirigirán  importantes entidades. Se advierte en las designaciones el afán de aglutinar a diferentes  sectores sociales y políticos, mostrando un equipo plural, representativo de la diversidad de actores que apoyaron, en diversas formas e instantes, la propuesta de AP y Lenín Moreno. Algunos nombres agradarán, otros no tanto. Lo importante es que, en su ejercicio, todos aúnen esfuerzos y remen en la misma dirección, sin buscar protagonismos individuales ni del sector al que se deben. La cercanía con el pueblo debe mantenerse, evitando que alrededor de los mandatarios se formen murallas que los vuelvan inaccesibles

En su intervención, el presidente Moreno enfatizó en algunos puntos: el mantenimiento de la dolarización y la eliminación de monedas paralelas. Un nuevo momento en las relaciones con los medios de comunicación- a los que exigió en contraparte el ejercicio de un periodismo honesto-; el impulso al cambio de la matriz productiva;  apoyo a los procesos de integración regional; cumplimiento de su plan de campaña ‘Toda una vida’, que abarca múltiples ámbitos, entre ellos un ambicioso plan de vivienda popular y, la ‘gran minga agrícola’, eje de un cambio social estructural. Remarcó la austeridad como lema, junto al combate al narcotráfico y la corrupción, al tiempo que hizo un nuevo llamado a la oposición para que deponga actitudes beligerantes y participe en esta nueva etapa  de construcción del edificio patrio.

En la presentación popular de sus más cercanos colaboradores, enunció la eliminación de los ministerios coordinares y la Secretaría del Buen Vivir- tan incomprendida y vilipendiada por la oposición-. Entiendo que ahora será un eje trasversal de planes y programas.

Una emotiva ceremonia en Cochasquí - con la asistencia del presidente Morales- propicia un reencuentro con pueblos y nacionalidades de un país enriquecido por la diversidad geográfica y humana. Hay una mano abierta para todos los que anhelamos que Ecuador continúe en la senda iniciada hace una década. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense