Viernes, 24 Marzo 2017 00:00 Columnistas

¿Lavar las culpas?

*Fernando Falconí Calles

La periodista Cynthia García, en un artículo publicado por el diario argentino Página 12, menciona varias operaciones offshore que habría realizado el representante de la derecha ecuatoriana en Panamá, Islas Caimán, Delaware. Sostiene también que el nombre ficticio del banquero candidato sería Positano. Aparecen otros nombres como: Broker, Caramisu, Bonarco, Montpellier, Granada. Se habrían utilizado estos nombres en clave para hacer posible la triangulación: envío de capitales desde Ecuador, colocación en empresas offshore y, finalmente, retorno de capitales como nuevas inversiones.

Hay que tomar en cuenta que a partir del 3 de abril de 2017, el banquero ya no tendrá inmunidad electoral; pasará a ser un ciudadano más (con bastante dinero, eso sí). La Fiscalía podría iniciar una indagación previa. La justicia, aplicando el debido proceso, sabrá determinar responsabilidades. ¿Evasión de impuestos? ¿Peculado bancario?  
Sobre este tema, el Partido Mediático Mercantil Ecuatoriano (PMME) y sus afiliados hacen mutis en el foro. Los cables publicados por WikiLeaks informaron -en su momento- que varios columnistas, radiodifusores y algunos periodistas vinculados a la televisión visitaban la embajada para recibir instrucciones. Una lástima. Con esa acción han perdido objetividad, calidad profesional; y, lo más grave: han perdido dignidad. A cambio, seguramente reciben las conocidas treinta monedas. El imperio, en cualquier tiempo, siempre ha contado con aliados internos; ese triste papel lo cumplen hoy los vendepatria.  

Algunos codiciosos, para lavar dinero mal habido, concurren a los paraísos fiscales. Cuando necesitan cambiar el color de los billetes y de las camisetas, ocupan los servicios de ‘Tintorería Lilian’ que tiene su negocio matriz en Miami y una sucursal en Caracas. La dama venezolana con militancia en la derecha pretendió inaugurar también una sucursal en Guayaquil, pero no lo logró; este país soberano no admitió su ingreso porque pretendía hacer proselitismo político con visa de turista. Puede ocurrir que algunas ciudadanas y ciudadanos estén convencidos de que van a votar por Guillermo, y resultaría que lo harían por Positano. Quizás por Pietro.

La derecha internacional se mueve para tratar de ayudar al perdedor de la primera vuelta y perdedor de la segunda, porque el pueblo ya tomó su decisión: votará por la continuidad del Gobierno que sacó de la pobreza a 2 millones de compatriotas; en tanto que el banquero participó en un gobierno farsante que expulsó a 2 millones de ecuatorianos. Votará para que la educación continúe como un derecho y no como un negocio privado en donde se utilizarán cheques y vouchers que transformarán a la educación en mercancía. Votará para que la salud pública sea un derecho y no para convertirla en un negocio ubicado en ‘zona franca’ con apenas el 20% de camas disponibles para los pobres. Votará por el manejo soberano del petróleo y la electricidad. En fin, votará por quienes cumplen su palabra.

En los sectores populares se incrementan los que no creen en las ofertas demagógicas del banquero; muchos se alejan porque se dan cuenta de que les están mintiendo; actualmente, en las filas de CREO-SUMA se aplica exclusivamente la operación de restar. La angustia los hace cometer errores. La desesperación, horrores.  

¿Algunos banqueros codiciosos lograrán -algún día- lavar sus conciencias? (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense