Sábado, 12 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Las universidades y la salud

César Hermida

Del 26 al 28 de octubre pasado se realizaron dos eventos universitarios similares, uno en Colombia y otro en Ecuador. El primero, el IV Congreso Nacional de la Red Colombiana de Universidades Promotoras de la Salud (Redcups), en Pasto, con la presencia y conferencias de Hiram Arroyo, presidente de la Red Iberoamericana de Universidades Promotoras de la Salud; Arturo Escobar, economista colombiano de vanguardia, que vive y enseña desde hace 35 años en Chapel Hill, Universidad de Carolina del Norte, autor de libros sobre la construcción y deconstrucción del tercer mundo; Constanza Granados, psicóloga colombiana, fundadora y propulsora de la Redcups; y el autor de esta columna, con la conferencia ‘La universidad vinculada con la salud de la población’.

Conferencistas y foros destacaron la diferencia entre el sistema de servicios médicos curativos de las enfermedades, y el enfoque y paradigma de la salud. Se señaló la importancia de estudiar y entender la salud, con un enfoque integral que va más allá de la ausencia de enfermedad.

La salud de la población no se logra solo con los servicios médicos, sino con la acción interdisciplinaria de la promoción de la misma, entendida como las potencialidades individuales y colectivas para mantenerla. Arroyo y Granados explicaron el largo proceso de las contribuciones sobre la promoción de la salud, desde el Informe Lalonde de Canadá, 1974; la reunión de la OMS en Ottawa, 1986; el Seminario de Bogotá, 1992; y las reuniones universitarias en Puerto Rico, 2013, y Okanagan, Canadá, 2015; y las contribuciones de autores y colectivos en todos estos años.

Escobar ubicó el tema en el contexto político y social del mundo y de América Latina, exponiendo el concepto ancestral andino del Buen Vivir y su relación con la salud. Hermida expuso que la salud es el Buen Vivir como óptima calidad de vida, con estilos y modos saludables, individuales y colectivos respectivamente, y explicó que debe entenderse como la satisfacción de las necesidades humanas, como derechos.

Dijo que este concepto, en construcción, se complementa con los principios ancestrales de la filosofía andina, reciprocidad o solidaridad, complementariedad dual y correspondencia del todo con las partes, y con los cinco del Sumak Kawsay como nuevo paradigma: el cuidado de la Pachamama, madre de todos, la unión dual de cuerpo y subjetividad, sentimiento y pensamiento en la vida humana, que la vida es sana y colectiva, que todos tenemos el sueño de una vida armónica y austera entre los seres humanos y la naturaleza, lejos del consumismo. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense