Jueves, 15 Junio 2017 00:00 Columnistas

Las olvidadas conmemoraciones cívicas

Jorge Núñez Sánchez - Historiador y Escritor

Conmemorar sus grandes hechos nacionales es tarea que todos los países realizan con gran emoción. Ciudades embanderadas, solemnes desfiles y grandes festejos marcan en todas partes el día nacional o el día de la independencia, porque esos actos afianzan su identidad histórica.

En nuestro país, la importancia de esa tarea motivó la creación de la Comisión Nacional Permanente de Conmemoraciones Cívicas (CNPCC), creada en 1982 como una entidad presidencial, que funcionaba adscrita a la Cancillería, presidida por un delegado del Presidente e integrada por los ministros de RR.EE., Defensa, Educación y Cultura y el presidente de la CCE.

Su objetivo era la formación de una renovada conciencia cívica, a través del reconocimiento y culto a los valores simbólicos de la nación. Entre otras tareas, debía efectuar actos académicos, concursos, investigaciones y publicaciones, colocar placas recordatorias y erigir bustos y monumentos, actividades financiadas directamente por la Presidencia de la República.

Asesorado por esta Comisión, el presidente Rafael Correa firmó en agosto de 2017 el decreto ejecutivo que declaraba al bienio 2007 y 2008 ‘Años de Promoción y Recordación Nacional del Bicentenario de la Gesta Independentista de Quito, Luz de América’. También encargaba a la CNPCC la coordinación oficial de estas celebraciones, con el objetivo de promover el civismo y el amor a la patria.

Y así anduvimos hasta que, en diciembre de 2011, se reorganizó el Sistema Nacional de Cultura por el Decreto Nº 985, que disponía la supresión de la CNPCC, cuyas competencias pasaban a ser asumidas por el Ministerio de Cultura. Lo triste del caso es que la comisión desapareció, pero sus competencias nunca fueron asumidas por el Ministerio de Cultura, que simplemente se olvidó de ellas.

Gravemente preocupada por esta situación, la Academia Nacional de Historia alertó a variadas instancias oficiales, sin obtener respuesta, hasta que finalmente se interesó por el asunto el ministro de Cultura Raúl Vallejo. Él suscribió con nuestra academia, a mediados de 2016, un convenio por el que el ministerio nos delegaba el manejo de la Secretaría Ejecutiva del Comité Nacional de Conmemoraciones Cívicas. El convenio mencionaba la entrega a la entidad ejecutiva de recursos suficientes para el cumplimiento de la tarea encomendada.

Un poco asustados por la magnitud de la nueva tarea, pero dispuestos a enfrentarla en beneficio de la nación, nos abocamos al esfuerzo de preparar un plan de emergencia, pues venían ya varias urgentes conmemoraciones, como el Bicentenario del fusilamiento del héroe Carlos Montúfar (2016) y el Centenario de la muerte del maestro y patriota Federico González Suárez (2017). Y presentamos la propuesta al Ministerio de Cultura.

Durante largos meses, la respuesta fue el silencio. Pero al fin, ya en este año, alguien hizo el gesto de interesarse por el asunto. Nos pidieron que presentáramos un presupuesto mínimo, que fue de $ 17.000. En respuesta nos ofrecieron $ 5.000, que todavía estamos esperando…

Esta incuria no puede continuar. Por eso, denunciamos a ustedes, señor Presidente de la República y señor Ministro de Cultura, este manejo irresponsable que han merecido tan importantes asuntos nacionales. Y les solicitamos se sirvan dar disposiciones terminantes, para que las conmemoraciones cívicas de la nación sean tratadas con el respeto que se merecen por parte de los organismos del Estado. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense