Lunes, 26 Septiembre 2016 00:00 Columnistas

Las élites contra los impuestos

Juan J. Paz y Miño C.

El estudio de la Cepal titulado ‘Panorama fiscal de América Latina y el Caribe 2016. Las finanzas públicas ante el desafío de conciliar austeridad con crecimiento e igualdad’ (http://bit.ly/2cYSRhN) da cuenta del aumento de las tensiones en toda la región por el deterioro de los ingresos fiscales desde 2015. Y añade que la evidencia disponible muestra que los avances en la lucha contra la evasión se han detenido.

Particular atención merece el impuesto a la renta pagado por el decil más rico de población, que se mantiene muy bajo. Afirma Cepal: “Si bien la disminución de la desigualdad en la región en la última década proviene principalmente de una mejor distribución de los ingresos laborales, América Latina es la región con mayor concentración del ingreso en pocas manos, por lo que uno de los grandes desafíos que sigue enfrentando es poner en marcha políticas públicas de redistribución del ingreso y otorgar fuerza al Estado con legitimidad ciudadana”.

De acuerdo con el estudio, en América Latina, el 10% de los hogares más ricos concentra el 32% de los ingresos totales; pero ese segmento de población apenas paga un valor promedio del 5,4%, mientras en Europa llega a una tasa del 20%. Además, persiste en la región la ‘insuficiencia crónica’ de los impuestos sobre el patrimonio, es decir, sobre la propiedad (donaciones y herencias). Dice Cepal: “Desde el punto de vista histórico, los impuestos sobre el patrimonio han sido de reducida importancia en los países de América Latina, al punto de haber estado prácticamente ausentes en los debates sobre herramientas fiscales disponibles para mejorar el impacto distributivo de los sistemas tributarios de la región”.

Bajo ese panorama, Ecuador es un país que sigue por debajo del promedio latinoamericano en cuanto al pago de impuestos, porque llega al 19% mientras en la región es del 20%.

Pero los estudios existentes no sirven para nada a la hora de hacer campañas políticas y presentar ofertas. Las candidaturas de la derecha (CREO y PSC/MG) ofrecen ‘bajar’ y hasta ‘suprimir’ impuestos, en un país que debiera, en cambio, aumentar el impuesto a la renta y fortalecer el impuesto sobre los patrimonios.

Pero no es solo un problema de los políticos activos. La Federación Nacional de Cámaras de Comercio del Ecuador plantea lo mismo, revistiendo a sus argumentos como ‘técnicos’ y hasta ‘apolíticos’. La hoja de ruta del ‘Consenso Ecuador’ de estos empresarios propone una tasa única de impuesto sobre las rentas personales, eliminar el pago anticipado del impuesto a la renta, derogar el de salida de capitales, reducir el IVA, derogar el de herencias, legados y donaciones, eliminar el ICE y unificar otros impuestos.

Suponiendo que se aceptaran esos criterios, el Estado sería asfixiado y el gasto público colapsado, con el deterioro inmediato de los servicios públicos y el derrumbe inminente de las inversiones en educación, salud, seguridad social.

Cabe advertir, entonces, que en Ecuador persiste la ya histórica carencia de sensibilidad social y de responsabilidad fiscal entre las élites económicas y políticas. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense