Miércoles, 22 Febrero 2017 00:00 Columnistas

La 'X' comunitaria

Juan Montaño Escobar

‘X’ no fue su verdadero apellido, porque hubo un despojo de nombres de modo que pasamos al eterno anonimato y para omitir un apellido que no fue, puso una ‘X’. Suena extremista, pero todos deberíamos escribirla al menos una vez en la vida. No se engañen, el extremismo en defensa de la libertad no es un defecto y la moderación en la búsqueda de justicia no es una virtud. Por lo general nos ponen etiqueta, para proyectar imágenes que cualquier público va a encontrar desagradable.

Así, pues, crean imágenes de una persona que no acepta sus opiniones, consiguen que esa imagen sea insufrible y a partir de ahí se rechace cualquier cosa que esa persona diga. Esta política la ha practicado el eurocentrismo recalcitrante (lo más reaccionario y racista) en centros académicos, en su prensa, en su arte y en acomodo de su historia. Por eso es demanda obligatoria cierto cimarronismo radical (ese desaprender y reaprender) para corregir esa situación asquerosa. Líneas elaboradas a partir de “Todos los medios necesarios para lograr la libertad”, del libro Malcolm X habla a la juventud, pp. 38-39, editorial Pathfinder, 2007.

La juventud afroecuatoriana debe aprender a ver por sí misma, a escuchar con sus oídos y pensar por sí misma. Si no lo hace, sus decisiones serán erráticas y cuando crean que van a un lado llegan al opuesto. Escuchar con los oídos abiertos, porque cuando se toma una decisión se sopesa lo escuchado con base en sus méritos, para ubicarlo donde corresponda y se asume la decisión por propia voluntad. Nunca, nuestra juventud, se arrepentirá de aquello. Este sino corresponde a esta generación, especialmente de nuestro pueblo negro, carga con gran peso, más que en cualquier otro momento de la historia. Es un desafío inevitable. Y lo más importante que podemos aprender hoy día es pensar por cuenta propia. De “vean por sí mismos, escuchen por sí mismos, piensen por sí mismos”, p. 85.

Los afroecuatorianos tenemos que unirnos y trabajar juntos. Suena repetitivo y no por ello menos exigente. Tenemos que sentirnos orgullosos de la comunidad afroecuatoriana, porque es nuestro hogar y nuestra fuerza; mejor dicho, la base de nuestra fuerza. Y ahora es importante que sepamos que nuestra historia no comenzó con la esclavitud. Nuestra cultura y nuestra historia son tan viejas como la humanidad misma y, sin embargo, no la conocemos. Una raza humana es como un individuo; hasta que no use su propio talento, se enorgullezca de su propia historia, exprese su propia cultura y reafirme su existencia, nunca podrá realizarse. Ese no desaprender coloca límites. Transcripción de ‘Fundación de la Organización de la Unidad Afro-Americana’, del libro Habla Malcolm X, pp. 103-104, editorial Pathfinder, 1993.

“Cuando ustedes me oigan decir: ‘por todos los medios necesarios’. Eso es exactamente lo que quiero decir. Creo en ello, siempre que esté dirigido inteligentemente y se proponga a obtener resultados”. De Malcolm X. Vida y voz de un hombre negro, editorial Txalaparta, 1991, p. 205. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense