Martes, 21 Febrero 2017 00:00 Columnistas

La tecnificación agrícola

Víctor Mendoza Andrade

La tecnificación agrícola consiste en la aplicación de herramientas y procedimientos inventados por el intelecto del hombre para el aprovechamiento de los recursos naturales con el objetivo de lograr su sobrevivencia y el desarrollo de la humanidad.

Las observaciones del hombre primitivo (origen del conocimiento científico) sobre el medio ambiente, sus recursos, ciclos productivos y aprovechamiento oportuno para su aprovechamiento dieron como resultado la invención de las primeras herramientas para, mediante el uso de la fuerza animal y la energía de las corrientes de agua y el viento, facilitar la realización de las tareas agrícolas más duras, logrando con estas técnicas agrícolas no solamente satisfacer las necesidades de su entorno, sino también la creación de un remanente para su intercambio y almacenamiento, iniciándose así la actividad comercial del hombre con estos productos de la tierra. Se estima que esto sucedió (origen de la agricultura) en el Neolítico superior, segundo período de la Edad de Piedra, aproximadamente hace unos 8.000 a 10.000 años a.C., período de tiempo conocido como la primera revolución de la humanidad, en la cual los humanos inventamos los medios para sobrevivir mediante prácticas de trabajo previstas y condiciones menos duras.

En el transcurrir del tiempo la tecnificación agrícola en los siglos XIX y XX, período de la llamada Revolución Industrial, su desarrollo se caracterizó por la utilización de los motores de combustión en los tractores mecánicos y vehículos que sustituyeron gran parte de la mano de obra de las tareas agrícolas, aumentando la producción de los cultivos agrícolas exponencialmente y facilitando su movilización en transportes a considerables distancias con grandes pesos y volúmenes, pero estos cambios beneficiosos se obtuvieron mediante el excesivo consumo de los llamados combustibles fósiles derivados del petróleo.  

Este escenario estableció notables diferencias entre los países industrializados productores de métodos y herramientas para la tecnificación de la producción y los llamados del tercer mundo, proveedores de productos primarios. En los primeros, el exceso de mano de obra y de capitales desplazados por los procesos de industrialización fue localizado en las fábricas y el capital en el financiamiento de las producciones. Los grandes vehículos bajaron la tarifa del transporte de los productos ampliando los mercados de importación y exportación.

Pero este notable progreso alcanzado con la tecnificación agrícola tiene como base la utilización exagerada de combustibles fósiles, origen del calentamiento global causante de los desastres del cambio climático (comprobado actualmente por los científicos). Si recordamos la fecha de iniciación de la Revolución Industrial, podemos deducir que en menos de un siglo de utilización de los mencionados combustibles se ha causado el deterioro ambiental mundial que no hubo en casi los 10 milenios anteriores de la explotación agrícola.

La comunidad mundial, sorprendida por la degradación de los recursos naturales ocasionados por los métodos esquilmantes de la producción intensiva de la tecnificación agrícola, ha propuesto la producción sostenible que trataremos próximamente. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense