Sábado, 28 Enero 2017 00:00 Columnistas

La oposición contra la década ganada

Oswaldo Ávila Figueroa, ex docente universitario

Se vive una trascendental etapa histórica y de expectativa por la cercanía de la contienda cívica del 19 de febrero; de un lado, se destaca visiblemente la ofensiva endemoniada de la oligarquía disfrazada de grupos políticos de oposición, en su pertinaz intención por volver al nefasto y añejo país para seguir en el asalto a la riqueza nacional; y de otro costado, Alianza País, que invoca a sus candidatos y aliados, a mantener su firmeza por defender los logros de la Revolución Ciudadana y conquistar todavía lo que falta, hasta terminar la construcción de la nueva patria; de paz, justicia y libre de la pobreza extrema.

El enfrentamiento electoral se estremece con violencia a medida que se clarifica el panorama de la campaña. Los grupos de oposición que auspician a sus presidenciables y candidatos a asambleísta, temerosos de no llegar a la supuesta  segunda vuelta, se apuntalan con ofertas ridículas, por alcanzar, aunque sea un puesto en la Asamblea, y de ser así, justificar su vigencia en el escenario político y poder negociar con el binomio triunfalista como ha sido costumbre en la era de la componenda neoliberal.

La prensa derechista, los sirvientes de la oligarquía y los aduladores de la bancocracia, convencidos de la victoria de Lenin Moreno – Jorge Glas en el lance cívico de febrero, intensifican su campaña de odio, infamia y mentiras contra el líder Rafael Correa Delgado y los candidatos de Alianza País, porque entienden que pronto se acabará la era del facilismo e enriquecimiento ilícito y sin la remota esperanza de frenar el avance indetenible de la Revolución Ciudadana.

En su órbita, los articulistas y comentaristas de los medios privados, revelan, desde el inicio de la campaña electoral, su preocupación por la firmeza de Lenin Moreno para ser un buen presidente del Ecuador con el beneplácito de la mayoría de los ecuatorianos; y a medida que avanza el proceso, disparan sus antojadizas versiones y acusaciones sin fundamentos contra el conductor del Socialismo siglo XXI y disimuladamente, indagan, supuestamente, deslices del binomio del triunfo, en su vida personal y política, sin conseguirlos, con la intención malévola de dañar las imágenes de Lenin y Jorge y restarles votos en la lid de febrero.

Los periodistas aliados de la oligarquía y de los candidatos de la oposición, adoptan diversas posturas, pero todas dirigidas a darles aliento a esos perdedores, y de otro lado, insistir en culpar al régimen del Buen Vivir, de atentar contra la libertad de expresión, concentrar todos los poderes y preparar supuesto fraude electoral. Ventajosamente, como esa prensa privada se aleja, constantemente, de sus altos fines: respetar la verdad, pierde espacio y credibilidad.

En la década ganada los cambios llegaron a niveles históricos, en educación, salud, vivienda, red vial, centrales hidroeléctricas, redistribución de la riqueza, rehabilitación de los privados de la libertad, promoción turística, disminución de la pobreza extrema, recuperación de la justicia dentro de un muevo orden de seguridad y confianza.

Han dicho Lenin y Jorge, avanzar  más y más hasta terminar la construcción del nuevo país. “Seamos unidos hermanos con la esperanza de convertir al Ecuador en una potencia de innovación y conocimiento al servicio de los pobres”.

Rafael Correa afirma: No hay milagro, hoy el pueblo ecuatoriano es el que gobierna. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense