Martes, 08 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

La ideología en la billetera

Alfredo Vera

En el gran casino llamado Ecuador, aún no termina de repartirse el naipe electoral, porque los jugadores que participan en el proceso electoral de 2017, a nombre de la partidocracia, a los que los mueve el odio y la ambición de figuración, en calidad de candidatos a cualquier dignidad, no pueden ponerse de acuerdo.

Ya habíamos pronosticado que, por encima de cualquier intención de manejar alguna ideología, los granos de la gran fanesca electorera no se ponen de acuerdo y no lo harán hasta el final.

Parodiando a la canción… “Jaime le dio a Guillermo, Guillermo le dio a Paúl, Paúl le dio a Paco, Paco le dio a Cynthia, Cynthia le dio a Andrés, Andrés le dio a Burundanga... hasta que se le hincharon los pies”.

¿Y la ideología? No importa, déjala tranquila, está guardada en la billetera.

Todavía tendrá que correr mucha agua bajo el puente, hasta que llegue el pitazo final y terminen el reparto, motivado por cualquier cosa, menos por entregarle a los electores una propuesta de gobernabilidad viable y consecuente con la realidad nacional.

Por eso, las encuestas terminan siendo una locura que les atrofia más el ‘cerecate’, el entendimiento.

Cualquier ciudadano se encuentra ante un panorama confuso porque el que ayer era azul, de pronto, se vuelve rosado, y más tarde, termina rojo.

Un dirigente indígena, con toda franqueza y con mucha desvergüenza, reclamó: “Paco nos pide el apoyo, pero….. no ofrece nada…”.

Estamos viviendo un proceso preelectoral que llena de espanto, por la falta de coherencia y de racionalidad; y aún no aparece una sola propuesta que intente simular que atrás de ella hay alguna ideología. Tampoco se cumplen los procesos formulados en la Constitución y leyes o reglamentos electorales, que determinan las formas en que deben proceder los grupos y organizaciones o partidos políticos, para designar los candidatos a cualquier dignidad.

Esos grupúsculos no recapacitan que, como todos los países donde se procesan elecciones, Ecuador también está expuesto en la vitrina de cómo se mueven y organizan los procesos electorales.

El castigo de la mayoría de población sufragante es claro: pretendieron formar alianzas y se tropezaron con las dificultades para el reparto, por eso los acuerdos se disolvieron más pronto del tiempo y del trabajo que se tomaron para organizarlos.

Ellos piensan que el pueblo ecuatoriano no tiene memoria para recordar lo que significó en nuestra vida pública el cambio desvergonzado de camisetas: anochecían de un color y amanecían de otro, totalmente contradictorio.

Ese juego incoherente y desleal tiene una forma lógica y racional de ser juzgado por los futuros electores que se dan, perfectamente, cuenta del juego incoherente que ellos practican.

Cualquier intento de formular un proyecto de ideología pasa por la necesidad de definir qué es lo que proponen para el desarrollo político, económico, cultural y social de este país.

No solamente el qué, sino también el cómo, con y qué es lo que proponen para el futuro inmediato y mediato de este terruño llamado Ecuador.

Antes de pedir el voto tienen que responder a estas simples preguntas. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 07 Noviembre 2016 19:31

Google Adsense

Google Adsense