Sábado, 04 Febrero 2017 00:00 Columnistas

La hora de la integración

Melania Mora Witt

Un anhelo secular de nuestros próceres fue la unión de las repúblicas surgidas después de la derrota del colonialismo español. Simón Bolívar hizo realidad, al convocar al Congreso Anfictiónico reunido en Panamá en junio y julio de 1826, un proyecto enunciado en su Carta de Jamaica en 1815, cuando escribió: (…) “Es una idea grandiosa formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo”. (…)

Algunos proyectos integracionistas naufragaron debido a los intereses de los grupos que gobernaban en cada país. Intereses creados y, sobre todo, la intromisión extrarregional,  impidieron su realización, hasta que la confluencia de gobiernos progresistas en buena parte del subcontinente abrió la puerta a procesos que culminaron en la formación de la Unasur, la Celac y la Alba.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) nació en 2011 con el objetivo de construir una identidad y ciudadanía suramericanas, desarrollando un espacio regional integrado. La conforman los 12 Estados independientes de América del Sur y abarca una extensión de 17’819.000 kilómetros cuadrados y una población de cerca de 400 millones de habitantes. Hasta el momento, y pese a los problemas políticos acaecidos en algunos países de la región, se trata de un  proyecto en marcha que ha cumplido exitosamente varios programas.

El ambicioso objetivo de formar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que agrupa a los 33 países del continente, con excepción de Canadá y Estados Unidos, también se concretó en 2011. Fueron gestores de estos procesos integracionistas los presidentes Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula da Silva. En su Declaración inicial se dijo que la Celac sería “un mecanismo representativo de concertación política, cooperación e integración de los Estados Latinoamericanos y Caribeños y espacio común que garantice la unidad e integración de la región”. Ha sido, pese a las diferencias ideológicas y políticas de los gobiernos que se han sucedido, un ámbito en el cual en forma colectiva se han mantenido diálogos con China, la Unión Europea, Rusia, el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, Corea, Turquía y Japón.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), surgió en 2014, con el auspicio de los comandantes Fidel Castro  y Hugo Chávez. La integran 9 países que agrupan a 80 millones de personas. Cabe señalar que todos esos proyectos han sido apoyados por Ecuador desde el liderazgo de Rafael Correa, que ha alcanzado con ello niveles internacionales de aprobación.

En momentos en que Trump amenaza a México con “enviar a sus soldados para sacar a los hombres malos” -en la que sería una invasión más al país azteca- y en que se reafirma la decisión de construir muros e imponer gravámenes a las exportaciones de la patria de Lázaro Cárdenas se impone, como necesidad histórica para la región, el reverdecimiento de los procesos integracionistas, a fin de dar respuestas contundentes a las amenazas de una potencia que muestra abiertamente sus garras imperiales. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Viernes, 03 Febrero 2017 19:24

Google Adsense

Google Adsense