Martes, 29 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Impactos ambientales y desarrollo

Víctor Mendoza Andrade

Las obras de ingeniería, como las represas, en muchos casos son indispensables para el desarrollo social, no obstante, en artículos anteriores nos hemos referido a las frecuentes denuncias sobre los efectos negativos ocasionados sobre el medio ambiente atribuido a las grandes obras de ingeniería y en particular a las represas.

Con la finalidad de examinar esta situación indicamos que en 1997 se constituyó la Comisión Mundial de Represas (CMR). La cual se encargó, entre otras cosas, de analizar 125 represas en el mundo, estudiar en detalle ocho grandes represas y recibir cientos de comentarios de académicos, empresarios, activistas y comunidades de base directamente afectadas por estos proyectos, lo que contribuyó a la formulación del informe ‘Represas y desarrollo, un nuevo marco para la toma de decisiones’, publicado en 2000.

Los resultados obtenidos con dicha información revelaban que “no han sido ampliamente difundidas ni acatadas por los gobiernos y empresas que se empecinan en construir este tipo de infraestructura.

Entre las desventajas atribuidas a las represas tenemos el traslado de los habitantes de los sectores inundados y pérdida de sus hábitats para animales y plantas. La dificultad física que presenta la represa para la reproducción de los peces que remontan los ríos para desovar. El agua embalsada no tiene las mismas propiedades de salinidad, gases disueltos, nutrientes, temperatura, que la que fluye en el río. La eutrofización de los embalses tropicales es frecuente por la acumulación de la materia orgánica del despojo de las malezas acuáticas, causando la disminución de la calidad del agua y obstaculizando la navegación. Estas plantas -además- sirven de hospederos para insectos vectores de plagas y enfermedades.

Estos drásticos cambios negativos, imposibles de desconocer, originados por la intervención del hombre en el medio ambiente, permitieron el surgimiento a fines de los 60 de la evaluación del impacto ambiental en Estados Unidos, con el nombre de ‘Environmental impact assessment’ (EIA) introduciendo las primeras formas de control de las interacciones de las intervenciones humanas con el ambiente (ya sea en forma directa o indirecta), mediante instrumentos y procedimientos dirigidos a prever y evaluar las consecuencias de determinadas intervenciones. Todo eso con la intención de reducir, mitigar, corregir y compensar los impactos relevantes de la actividad humana en el medio ambiente.

La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) se define como el procedimiento administrativo que sirve para identificar, prevenir e interpretar los impactos ambientales que producirá un proyecto en su entorno en caso de ser ejecutado, todo ello con el fin de que la administración competente pueda aceptarlo, rechazarlo o modificarlo.

En Ecuador, la Ley de Gestión Ambiental, en su Capítulo II, establece las disposiciones normativas de cumplimiento obligatorio para la Evaluación de los Impactos Ambientales en concordancia con la Constitución de 2008, que trataremos posteriormente. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 28 Noviembre 2016 19:40

Google Adsense

Google Adsense