¿Hillary presidente?

| 07 de Noviembre de 2016 - 00:00

Terminó la campaña electoral en EE.UU. y, según las encuestas, Hillary comanda el apoyo ciudadano, en parte por los errores y estilo de Trump y, al parecer, como van las tendencias, ocuparía la Casa Blanca.  Los debates, la prensa y la personalidad de los candidatos influyeron en las preferencias electorales.

De los debates, tocaré 3 temas. Uno, la economía. La propuesta de Trump de hacer grande otra vez a EE.UU., en lo económico, se basa en el proteccionismo con aumento de aranceles y otras medidas de política comercial. Para generar empleo obligaría a las empresas a no trasladar sus plantas al exterior y renegociar los tratados comerciales.  En política fiscal bajaría los impuestos a empresas,  eliminaría el impuesto al patrimonio, reduciría las franjas impositivas e impuesto a la repatriación de capitales. En sí, menos regulaciones e impuestos incentivarían la inversión. Hillary propone incentivar la  economía con la construcción de infraestructura, energías alternativas y revisión de los tratados comerciales.  Además, con programas sociales (educación y salud) busca dar más oportunidades de empleo a jóvenes, minorías y mujeres. En política fiscal plantea incremento de impuestos a los ricos y reducirlos a la clase media.

Dos, política exterior. En los debates, respecto a la guerra en Siria e Irak para desalojar a ISIS, Trump hizo propuestas muy generales con argumentos poco sólidos. En cambio, Hillary detalló la estrategia y los planes que aplicaría para vencer a los yihadistas y las negociaciones que realizaría con los actores.   

Tres, migración. Trump reafirmó su propuesta de deportar a inmigrantes ilegales, construir un muro en la frontera con México y restringir el ingreso de musulmanes. A diferencia, Hillary planteó una reforma migratoria para legalizar a los indocumentados y sacarlos de la economía sumergida.

Hillary ha ganado los 3 debates, según las encuestas. En el tercero, los sondeos dieron mayor porcentaje a la candidata en cuanto al mejor entendimiento de los temas (61 a 31%) y si estaba preparada para la presidencia (59 a 35%). Además, los principales diarios americanos (NYT y otros) y hasta la revista Vogue (moda) favorecen a Hillary, que influyen en la opinión pública.

Los videos de la conducta inapropiada de Trump con mujeres y las denuncias de acoso sexual llevaron a que Michelle Obama lo tildara de depredador sexual. A eso se suma el abandono de algunos líderes republicanos. Su carácter arrogante, impredecible,  xenófobo, etc. contribuyen a una imagen poco confiable como estadista. Por ello las encuestas dan una ventaja a la candidata demócrata, que se ha reducido por la reapertura de la investigación de emails de Hillary.

A la luz de los debates, quedó claro  que no es lo mismo administrar un negocio que un país. Así mismo, Hillary,  que defiende el establishment y los intereses estratégicos y geopolíticos de EE.UU., demostró tener más capacidad, equilibrio y tacto político. Si no ocurre algo extraordinario sería la primera mujer en llegar a la Presidencia, pero además tendría mayoría en el Congreso. (O)