Hasta siempre, presidente Correa

- 19 de mayo de 2017 - 00:00

El próximo 24 de mayo, fecha histórica de recordación victoriosa de la batalla de Pichincha, se desarrollarán actos solemnes. Inmersa en la celebración patriótica será la transmisión de mando del presidente Rafael Correa a su sucesor, el nuevo primer mandatario de la Nación, elegido constitucional, democráticamente, Lenín Moreno Garcés. Los hechos importantes a desarrollarse en varias localidades del país, en relación a la transferencia de la jefatura del Estado confirman las ansias de libertad, justicia, legitimidad -hoy satisfechas-, de nuestro pueblo, heredero sublime de la insurrección del 10 de Agosto de 1809, ahogada en sangre meses después, pero que renació con la aurora del 9 Octubre de 1820.

La ratificación de los ideales de independencia, soberanía, instaurados en esta década de progreso, de justicia, en el ejercicio presidencial de Rafael Correa Delgado, alimentan los sueños de porvenir de nuestra población, antes olvidada, desamparada, por gobiernos, durante lustros, exceptuando paréntesis civilizadores, siempre evocados de las administraciones de Eloy Alfaro. El recuerdo imborrable de diez años de perfeccionamiento institucional, del sustancial rescate de nuestra autoestima, la transformación de la república con obras fundamentales en: educación, salud, seguridad, vialidad, energía, aeropuertos, puertos, defensa, conocimiento, generando fervor de la gente, concienciada de sus derechos, conducida por un líder excepcional, propiciador del fenómeno político más importante de Ecuador en la última centuria: la Revolución Ciudadana.

La historia de estos tiempos oscila entre aquellas acciones del pasado reciente, partiendo de 2007 -con horas luminosas, dolorosas- hasta el cierre del ciclo, en este mayo de 2017. Y, asimismo, los tumultuosos trágicos diez años previos, aquellos de inestabilidad gubernativa, cuando el neoliberalismo atrapó a la nación, generando las mayores tragedias nacionales, en lo humano, financiero, la migración de millones de compatriotas, desterrados de la pobreza. La diáspora, por causas económicas, que desmembró la familia ecuatoriana, es la debacle más calamitosa de DDHH, que conglomerados latinoamericanos hayan padecido jamás, que hoy, caraduras mediáticos, pretenden que los ecuatorianos olvidemos.

La gran oligarquía añora regresar, explotarnos, borrón y cuenta nueva, frente al feriado bancario que engendró. La conspiración, 1999, el fraude de la banca corrompida contra el pueblo, no debe olvidarse; debe convertirse en espina dorsal de lucha contra la corrupción. Así impediremos que asuman el solio presidencial quienes arruinaron al país. En comicios pasados, en febrero, abril, vencimos electoralmente, ideológicamente, empero, estamos ciertos de que el accionar faccioso de inspiración fáctica continuará. No asimilan el triunfo del binomio Moreno-Glas, que la voluntad del electorado solemnizó, por ello, algunos fundamentalistas al servicio reaccionario dan consejos-órdenes al régimen que comienza. Medios mercantilistas recogen ucases, demandas impertinentes.

Suprimir impuestos que antes del mandato actual evadían; acabar la Ley de comunicación que los puso en vereda; retomar contratos petroleros, con jugosos dividendos para abogados de transnacionales; devolver medios incautados a banqueros corruptos; someterse al memorial de agravios contra el presidente Correa, son condiciones exigidas de gacetilleros para estrechar la mano extendida de Lenín. La Década Ganada corresponde a decisiones del pueblo, empoderado del proyecto liberador, encabezado por un esclarecido conductor popular, académico ilustrado, humanista, cristiano, con vocación política, Rafael Correa, cuyo nombre incorporado al historial ecuatoriano es personalidad reconocida de prestigio internacional.

El visionario, lleno de fe, en las potencialidades de Ecuador, convertido en parte de su geografía, por su peregrinar incansable de justicia social, culmina su misión. En la despedida del Parque Samanes estaremos, reiterándole: Hasta siempre, presidente Correa. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: