Miércoles, 16 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Ensalada oligárquica para el reparto

Leonardo Vicuña Izquierdo

Las ‘unidades’ y ‘acuerdos’; los ‘frentes’ y otros membretes se han creado y organizado con extremas fragilidades; y con una ensalada de oligarcas y traidores; por ello, en unos casos, o nacieron muertos o los mataron al nacer como ellos mismos han afirmado, por intereses particulares, ambiciones, visión utilitaria de la política, camisetazos descarados, baratillos políticos, etc.

En otros, como recolectores de desechos políticos, se han mantenido y sumado gentes que fueron rechazadas en otros lados por desmedidos apetitos o fueron tentados con jugosas ofertas o financiamientos. En el caso de la ANC, el ‘coordinador’ Gral. Moncayo, encargado de organizar los diálogos de unidad, de consensuar programas, seleccionar a uno de los precandidatos, terminó burlándose de ellos y sus grupos que han quedado como la izquierda ‘boba’ y al final se levantó la candidatura, apoyado por la ID, ante la cual PK y los del ex-MPD están a la cola, al igual que Centro Democrático y algunos sueltos, entre ellos, los desertores. Uno quiso ir por la sexta vuelta, se arrepintió; otro, sintiéndose huérfano de apoyo popular, rifa o alquila las siglas para poder completar las listas con renegados de partidos o movimientos.

Por cierto que más de uno de los sinuosos actores políticos se han quedado en la cuerda floja, sin saber qué hacer, a quién de la derecha apoyar y cómo mantener su ambición de ser candidatos a algo.

En suma, varios actores de ‘izquierda’, que dicen ‘representar’ a los trabajadores, indígenas, campesinos, apoyan a la derecha; muchos ‘revolucionarios’ ahora están con los candidatos de la oligarquía, que se ha dedicado a comprarlos, alquilarlos o someterlos.

El pueblo sabrá ubicarlos; es una ensalada que muestra la voracidad politiquera de los que tan solo están en la política por sus prebendas, negocios, figureteos  y bajas pasiones.

Es claro que a estos candidatos y sus entornos los une el odio a la Revolución Ciudadana, la rabia por haber perdido jugosos espacios de negocios mal habidos, frustraciones por no haber podido ganar elecciones, traumas ideológicos.

También hay posiciones equivocadas, simplonas, oportunismo. Algunos creen que pueden servir al pueblo, con desesperadas y equivocadas tácticas de alianzas con sus tradicionales enemigos.

Por fin, hay conductas políticas cínicas que la gente censura en su propio entorno. Son los casos de los candidatos Lasso y Viteri, que imponen como binomios a traidores a sus partidos y a los gobiernos que sirvieron. Es el caso de M. Pozo, ministro de Lucio. Sometido al FMI, gestionó la economía con resultados desastrosos, por ello lo botaron.

La candidata del PSC consumó el despido desde el Parlamento. Ahora afirma que fue “un gran manejo económico”, que lo hizo muy bien. Por cierto que algunos ilusos aspiran a que “todo se aclare para la segunda vuelta” y poder -ahí sí, en serio- ‘unirse’ para derrotar a Lenín Moreno, quien buscará consolidar la RC.

No es posible racionalidad alguna de la derecha para un eventual gobierno, con reparto de la ‘troncha’ a diversos grupos para administrar el Estado por espacios y parcelas. Ávidos de poder, deliran volver al pasado de privilegios, raterías y confrontaciones. ¿Cómo sería el Estado y la patria gobernada nuevamente en esas condiciones por tanto ‘tiburón’ suelto? Peor si, como algunos pretenden, impusieran una nueva Constitución.

¿Cómo la imaginaría Enrique Ayala con Páez y González, con la supervisión de Lasso y Nebot y la asistencia ‘técnica y social’ de PK y el ex-MPD? Por suerte no es viable esta ensalada para el reparto de la ‘troncha’ y  cada vez es más claro que el país requiere estabilidad democrática, consolidar reformas, lograr acuerdos de verdad para superar la difícil coyuntura y enfrentar la corrupción, en beneficio de todos. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense