Viernes, 20 Enero 2017 00:00 Columnistas

En Trump confiamos

Sebastián Vallejo

Este hombre ha sido comparado con todo el mundo y con toda cosa: con Hitler, con Stalin, con un sándwich de queso, el rey Henry VIII. Ayer, The Diplomat sacó un artículo donde lo llamaban el marxista real, el verdadero heredero de Mao Zedong. Él ha insultado a todos los grupos posibles, incluyendo pero no limitado a: mujeres, negros, latinos, árabes, musulmanes, discapacitados, periodistas y héroes de guerra. Tiene el apoyo de la alt-right, un grupo neonazi escondido detrás de una página de internet, y ha prometido y confirmado que construirá el muro (y México va a pagar). Él será posesionado hoy como presidente de Estados Unidos. Él es Trump.

Trump es muchas cosas y dice muchas otras, la mayoría carentes de consistencia, pero si en algo se distinguió su populismo fue en su retórica antineoliberal. Atacó al Tratado de Libre Comercio de Norte América (Nafta), al Tratado del Asia Pacífico e impulsó su campaña defendiendo la industria americana. La apropiación de este discurso nacionalista (y muchas veces racista) terminó por dejar sin terreno firme a una izquierda que redujo el neoliberalismo a solo el libre mercado y que no supo retener a muchos votantes que inicialmente apoyaban a Sanders (autodenominado como ‘socialista democrático’) en las primarias, y terminaron votando por Trump en las generales.

Pero Trump no es antineoliberal. Trump es un producto del neoliberalismo. Es un tipo que creó (y perdió) su fortuna explotando un sistema que ha extirpado los derechos a los trabajadores y ha premiado al capital. Un sistema que evidentemente está sesgado a favor de la acumulación y aquellos que tienen la capacidad de acumular. A pesar de su retórica -que es solo eso, retórica-, Trump llegó para fortalecer el sistema. Porque el neoliberalismo no puede ser limitado al libre mercado. Los pregoneros del neoliberalismo, los Friedman y los Hayek, entendían al libre mercado en un abstracto, pero manteniendo su preferencia hacia un tipo determinado de mercado.

El neoliberalismo como la creación y la defensa de un tipo de mercado y un rol determinado para el Estado en este proceso. Es decir, la orquestación de un tipo de relaciones de dominación en nombre del mercado. Relaciones que son jerárquicas, verticales, impositivas, desiguales, para resguardar el rol del capital en sociedades limitadas por un Estado autoritario. No es un proceso democrático, ciertamente. Todos estos procesos globales impulsados bajo el nombre del mercado, o la libertad económica, o el ethos libertario, o cualquier otro eufemismo para el neoliberalismo, han sido llevados a cabo de esa manera.

Han sido impuestos, ya sea por dictaduras, por invasiones, por expropiaciones, por la restricción de derechos sociales, por la precarización del trabajo, por el acoso a las organizaciones populares, por la explotación del medio ambiente, etc. Desde 2001, Estados Unidos afianzó el aparataje estatal neoliberal a partir de la proliferación de alianzas público-privadas, una forma de privatizar sectores tradicionalmente manejados por el Estado. A esto se suma la defensa del Estado a estos intereses privados. Se privatizó, especialmente, la seguridad nacional, creando un mercado del terrorismo, bajo una falsa promesa de eficiencia.

Entonces Trump, quien ganó la presidencia adueñándose de un discurso antineoliberal, usualmente utilizado por la izquierda, llega a fortalecer y recrudecer el sistema.

Habla de proteger la industria nacional, pero no habla de garantizar derechos a los trabajadores. Habla sobre crear empleos, pero no habla sobre el tipo de empleos que va a crear. Habla sobre reducir los impuestos, pero no especifica a quién. Habla de eliminar lo más cercano que tienen los ciudadanos americanos a una salud pública universal, Obamacare, pero no dice con qué la quiere reemplazar. Tenemos en el sillón más poderoso del mundo a un monstruo neoliberal, apoyado, cada vez más, por un partido y, sobre todo, una clase dominante que ve en él la consolidación de sus intereses. En Trump confían. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense