El trompón de Trump

- 20 de Diciembre de 2016 - 00:00

Un trompón contra la humanidad es el vocablo que por su onomatopeya define la irresponsable declaración del presidente electo de Estados Unidos: Trump, poniendo en duda el impacto destructivo del calentamiento global, sobre el planeta, motivo de preocupación de la comunidad mundial.

Parece imposible que el presidente de la nación más poderosa del planeta y sus asesores desconozcan que el 13 de abril de 2014 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC)  publicó la tercera y última parte de un informe “en el que se advierte sin rodeos” que solo tenemos 15 años para evitar superar el umbral de un calentamiento global de dos grados, advirtiendo que, más allá de este límite, las consecuencias serán dramáticas.

El primer volumen de este informe publicado en septiembre de 2013, en Estocolmo, estableció que los humanos son la causa principal del calentamiento global, mientras que la segunda parte, lanzada en Yokohama el 31 de marzo, afirmó que “en las últimas décadas, los cambios climáticos han causado impactos en los sistemas naturales y humanos en todos los continentes y en todos los océanos”.

El IPCC, grupo de investigación climática creado por Naciones Unidas en 1988, está formado por más de 2.000 científicos de todo el mundo, los cuales por primera vez han llegado a conclusiones finales indicando que para detener la carrera del calentamiento global hacia un punto sin retorno, las emisiones globales deben reducirse entre 40 y 70 por ciento antes de 2050.

Diez países son los causantes de 70 por ciento del total de la contaminación mundial de gases de efecto invernadero, mientras Estados Unidos y China son responsables del 55 por ciento de esa magnitud. La confirmación del aumento de la temperatura de la atmósfera se refleja en el calentamiento de los océanos, los incrementos del nivel del mar, el derretimiento de los glaciares, el desplazamiento del hielo marino en el Ártico y la disminución de capa de nieve en el hemisferio norte.

En 1997, las naciones desarrolladas prometieron reducir sus emisiones en un promedio de 5% para el período entre 2008-2012, firmando el Protocolo de Kioto, no asistiendo China y Estados Unidos que se abstuvieron de firmarlo. Años más tarde, en 2001, Estados Unidos, por la intervención del presidente Bush, se retira del proceso.

La COP (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), creada en 1992, es una convención universal de principios que reconoce la existencia de un cambio climático debido a la actividad humana y atribuye a los países industrializados la responsabilidad principal para luchar contra este fenómeno.  

En el encuentro realizado el año pasado en París (2015), la COP 21, los 195 países reunidos durante dos semanas en la capital francesa logran un acuerdo con el carácter de vinculante para limitar el aumento de la temperatura del planeta apoyado por China y Estados Unidos, que ahora demencialmente es amenazado por Trump. (O)