Lunes, 10 Julio 2017 00:00 Columnistas

Economía mejora, pero persisten desequilibrios

Luis Rosero

Según informe del BCE, la economía se recuperó en el primer trimestre de 2017, pero aún continúan algunos desequilibrios macroeconómicos, principalmente el déficit fiscal, la iliquidez pública, la deuda, las necesidades de financiamiento y el desempleo.

La economía creció 2.6% en el IT 2017, mostrando signos de recuperación, influenciado  por el sector no petrolero cuyo Valor Agregado aumentó 2.2%, mientras que el petrolero registró un avance de 1.6%. Este crecimiento se explica por el aumento del consumo de hogares (3.6%, productos no alimenticios 5,8% y alimenticios 3.7%) y las exportaciones (2.7%). Sin embargo resulta preocupante la contracción de la inversión de 1.9%.  Los sectores que más crecieron fueron la refinación de petróleo, electricidad y agua, pesca, servicios financieros y comercio. Las importaciones crecieron, más que las exportaciones, en 6.1%. Si esta tendencia persiste, que anticipamos, volveríamos a tener déficit comercial, por lo que ya se plantea la imposición de aranceles a ciertos productos.

El más preocupante es el déficit fiscal, que aumentó por las nuevas deudas internas que aparecieron. La Contraloría determinó que el gobierno adeuda 2.878 millones al IESS por pagos de servicios de salud, se suman 2.000 millones que debe el Ministerio de Hidrocarburos a empresas y deben agregarse 808 millones por compensaciones a maestros jubilados. Por esta última, el gobierno se vio obligado a modificar el reglamento de la Losep a fin de establecer que se paguen con bonos. Esto refleja la iliquidez fiscal que impide cubrir las obligaciones y obliga a aplazar el pago de deudas o utilizar títulos del mercado de valores. Con las tres obligaciones, el déficit fiscal rebasaría el 10% del PIB y las necesidades de financiamiento serían de más de 10.000 millones. Se ve necesario un ajuste, pero solo se dictó normas administrativas para frenar el gasto, exigiendo la autorización de la Secretaria de la Presidencia. En agosto, con el envío de la proforma conoceríamos qué tipo de medidas se van a tomar para ajustar el gasto público y sigue el compás de espera.

En el anterior gobierno se utilizó la inversión pública financiada con recursos petroleros. Con Lenín se busca reemplazarla con inversión privada. Por ello, el acercamiento al sector privado. Los empresarios han solicitado una serie de medidas entre ellas la eliminación de impuestos, reforma laboral e incentivos. En el Consejo Productivo Tributario esta negociación tomará su tiempo, por lo que cabe esperar que, al menos en este año no se reactivaría la inversión privada. Más aún, si el Ministro de Trabajo ha rechazado volver al contrato por tiempo fijo y por horas. Como parecer ser, el gobierno en la negociación, ha trazado sus líneas rojas.

Habría que ver si la tendencia de crecimiento se mantiene, para saber qué pasará con el empleo. El Banco Mundial estimó que habría un crecimiento de -1%, en cambio el BCE dice que será positivo. La construcción sigue deprimida, la agricultura en estado crítico, por lo que no se genera mucho empleo. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense