Viernes, 07 Julio 2017 00:00 Columnistas

Dos hechos dolorosos

*Fernando Falconí Calles

El 22 de junio de 2017 los habitantes de Lima se alarmaron con la noticia: se había iniciado un incendio en la Galería Nicolini. Jovi Herrera Alania y Jorge Huamán Villalobos lograron comunicarse telefónicamente con sus familiares y les relataron la crítica situación; luego hicieron señales desesperadas para que los rescataran; finalmente perecieron porque el dueño del negocio para el que trabajaban había puesto varios candados de acero en la parte externa de un contenedor. Allí cumplían -en pleno siglo XXI- extenuantes jornadas de trabajo bajo encierro. Así, los dos jóvenes pasaron a representar, trágicamente, a los nuevos esclavos que son reclutados por el  capitalismo salvaje.

Jovi -de 21 años- era el padre de una niña de apenas tres semanas de nacida. Llegó hace diez años a Lima procedente de Huánuco. Trabajaba en un contenedor del piso 5 del Centro Comercial Nicolini. A las 16:30 de aquel jueves fatídico, se comunicó con su tío César Herrera y le dijo: “Cuídame a mi hijita, tío. Los amo”.

Jorge Guamán Villalobos -de 19 años- también quedó atrapado en el contenedor. Su madre, Bertha Villalobos, denunció que el empleador de su hijo lo encerraba con candados en su lugar de trabajo y por ello no pudo escapar cuando se inició el fuego. Identificó al ‘jefe’ de los dos jóvenes fallecidos como el ‘Gringo’, quien importaba lámparas fluorescentes desde China, cambiaba las etiquetas y las vendía como si fueran de la marca Philips. El fondo del problema es la explotación laboral, la informalidad, la ambición, el engaño a los clientes. Las autoridades de gobierno y municipio pretenden evadir responsabilidades; el hecho cierto es que Jovi y Jorge ya no están. Mientras tanto, PPK sigue convencido de que el capital es más importante que el ser humano.

Rodolfo Óscar Estivill, jubilado argentino de 91 años, tomó la decisión de eliminarse en el interior de las oficinas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) en la ciudad de Mar del Plata. En el país del Libertador San Martín, actualmente la jubilación mínima es de 6.394 pesos que equivalen a $ 390. De los seis millones de jubilados, el 50% cobra ese monto. Se estima que una familia requiere de $ 900 para no caer en la pobreza. Por tanto, los jubilados están sufriendo las consecuencias de la crisis política, económica y social que el modelo neoliberal ha generado en Argentina. El tan cacareado ‘cambio para mejorar’ que prometió Macri quedó en promesas.

Con voz firme, Estivill le dijo a su sobrina, que lo cuidaba desde hace varios años: “Ya no aguanto más. Déjame solo. No puedo seguir viviendo en esta situación”. Acto seguido, extrajo un arma de su bolsillo y se pegó un tiro en la cabeza ante la angustia de varios testigos que se encontraban realizando trámites en ese trágico momento.

El 70% de la PEA de Perú trabaja en la informalidad. Seis millones de jubilados argentinos padecen los efectos de los ‘paquetazos’ de Macri. Son dos muestras de lo que realmente sucede cuando la derecha llega al gobierno. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense