Sábado, 29 Abril 2017 00:00 Columnistas

Día del ADN 2017: Bioinformática

César Paz-y-Miño

Como parte de las actividades que organiza el Centro de Investigación Genética y Genómica de la UTE, este año se festejó, como en muchas partes del mundo, el Día del ADN, y se lo hizo con un tema muy actual en la biomedicina moderna: Bioinformática y Quimioinformática en la Investigación. La temática coincide con las fortalezas tecnológicas, que tenemos como centro de investigación.

En la actualidad, existe una enorme, y casi inalcanzable, base de datos (big data), originada en las diversas investigaciones que se realizan y por la nueva manera de analizar los genes, conocida como secuenciación masiva de genes. Mediante esta tecnología, es posible tener una lectura del total del genoma, 23.000 genes, 3 billones de letras químicas.

La bioinformática es una herramienta clave para realizar correlaciones de la información existente en el mundo, priorizar genes relacionados a enfermedades que aún no sabemos con certeza su causa, analizar funciones reales o probables de genes, organizar la información. De igual manera, la quimioinformática, al ser parte de esta visión, pretende entender procesos químicos del organismo, encontrar nuevas sustancias aplicables en la terapia, analizar nuevos compuestos, crear fármacos, recrear funciones.

Tanto la bio como la quimioinformática tienen como meta encontrar mejores opciones de tratamiento y entendimiento de las enfermedades.

En este festejo, las conferencias versaron sobre el mieloma múltiple y el osteosarcoma (tipos específicos de cáncer); la clasificación por priorización de genes del cáncer de colon; el entendimiento de la secuenciación masiva de una sola célula y la posibilidad de uso en diagnóstico preimplantación de embriones, diagnóstico de cáncer, etc.; el análisis genómico de los ecuatorianos y la posibilidad de variación en la expresión de enfermedades y respuestas terapéuticas; se presentaron simulaciones moleculares para entender la estructura de cromosomas y su relación con el cáncer; se dio a conocer una herramienta molecular para análisis rápido de parásitos en humanos y diversas especies; adicionalmente, se trató sobre técnicas de pronóstico y construcción de fármacos nuevos; para terminar con el uso de datos genómicos en la práctica médica y el asesoramiento genético.

Como país, debemos involucrarnos en el uso y desarrollo de la bioinformática, ya que sus aplicaciones son innumerables; y no solo en humanos, sino en cualquier organismo, siempre que se cuente con información de su genoma. Debemos apuntar a la bioinformática como herramienta de investigación y desarrollo. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense