Jueves, 16 Marzo 2017 00:00 Columnistas

Desnudos y sin careta

Jorge Núñez Sánchez - Historiador y Escritor

Pese a estar llena de mentiras, trampas, calumnias y falsas denuncias, algún mérito ha tenido esta campaña y es el de haber mostrado la fea desnudez de los grandes medios de la derecha y los rostros sin careta de sus periodistas y entrevistadores.

Antes al menos escondían sus arrugas y verrugas. Ahora, desesperados ante la avalancha popular que se precipita sobre ellos, tratan de deformar la realidad usando ilegalmente su poder mediático y abusando de la paciencia del público. Por eso se han quitado la careta y han mostrado su verdadero rostro, el de la ambición más desenfrenada por reconquistar el poder político perdido.

Para ello aplican la política del todo vale: páginas enteras dedicadas al candidato banquero, desinformaciones y tergiversaciones sobre la Revolución Ciudadana y el candidato de Alianza PAIS, trampas y mentiras de toda laya. Ahora, los entrevistadores no preguntan sino que confrontan agresivamente con el entrevistado, si es de Alianza PAIS, y se tienden como alfombra si es del bando del banquero.

Lo peor: ahora los principales personajes entrevistados son los prófugos de la justicia, la mayoría refugiados en Estados Unidos, a los que enviados especiales de la prensa y televisión nacionales muestran casi como héroes y víctimas del correísmo. Eso se llama apología del delito y es un crimen penado por las leyes. Y la cosa va más allá: el candidato Lasso les ha ofrecido a todos ellos indultarles en caso de triunfar.

Paralelamente, los grandes medios buscan ocultar la creciente reacción popular contra el banquero candidato, al que el pueblo identifica como mentalizador y beneficiario del feriado bancario. Así, ninguno de ellos habló de la gigantesca marcha efectuada en Quito el 8 de marzo de 2017, en la cual un interminable río de gentes se manifestó contra la corrupción bancaria, que a partir de 1999 llevó a la miseria y desempleo a millones de ecuatorianos.

Está visto que eso que hasta ahora conocemos como medios de comunicación privados son, en realidad, ‘negocios que venden información sesgada’, amplificadores de la opinión oligárquica, mecanismos de guerra de la burguesía y el imperialismo contra los pueblos, sistemas masivos de lavado de cerebro enfocados contra la población.

Este es un momento crucial de nuestra historia, en el que el país debe escoger democráticamente entre la opción de seguir adelante con la Revolución Ciudadana, con otro gobernante y otro estilo, o volver al oprobioso pasado de miseria, crisis e inestabilidad permanente. Y la derecha también lo sabe. Por eso han sacado a relucir todas las armas de la guerra sucia: la calumnia, la mentira y el amedrentamiento contra sus enemigos, la invención de falsos rumores y hasta tácticas de golpe de Estado.

Ahora le tocará al pueblo decidir entre la verdad y la mentira: entre las obras que llenan el país y los beneficios ciertos que el pueblo ha recibido de la Revolución Ciudadana y, por otro lado, las falsas y mentirosas promesas electorales de la oligarquía, respaldada ahora por la izquierda torcida. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense