Miércoles, 13 Septiembre 2017 00:00 Columnistas

Columnista invitado

Desafíos y oportunidades para el café de Ecuador frente a los efectos de cambio climático

Maximiliano Morales

Cada año que pasa es evidente el impacto que tiene el cambio climático en las zonas productoras del cinturón del café que se traduce en una disminución en la producción de este grano debido al aumento de las temperaturas, plagas y enfermedades debido a inesperadas lluvias, entre otros factores que tienen preocupados a los mercados compradores. Frente a este escenario, el cambio climático representa un gran desafío que hay que comenzar a enfrentar mediante la implementación de diferentes estrategias, como iniciar el estudio de nuevas zonas productoras de café, donde Ecuador posee zonas excepcionales para establecer nuevos cafetales, gracias a su variada geografía y condiciones agroclimáticas.

Estamos siendo testigos de que estas alteraciones en el clima con mayores temperaturas y lluvias en épocas no usuales, además de la sequía en otros sectores, están afectando la calidad y producción de café en países como Nicaragua, Colombia, Etiopía, Tanzania y Brasil, generando gran preocupación en grandes transnacionales que compran, envasan y comercializan café de diversos orígenes.

En diversos países ya se habla de la recolección de información y análisis a través de ‘Big Data Agroclimática’, donde se podrían definir nuevos sectores potenciales para establecer cafetales de forma exitosa, donde se logren producciones con una mayor rentabilidad que sirvan para vender tanto a grandes empresas compradoras, como también para la categoría de specialty coffee.

Se debe realizar un trabajo pensando en la sanidad y sustentabilidad de la producción del café de Ecuador, por lo tanto, el solo hecho de comenzar a definir nuevas zonas productoras de este grano genera grandes desafíos, como preparar el ecosistema, tanto social como productivo.

Como agrónomo y estratega del área de café de la aceleradora de negocios agropecuarios de AgroWine Lab -trabajo en iniciativas en otro país para establecer cafetales en nuevas zonas inexploradas- considero que Ecuador debe liderar una estrategia integrada que incluya el tema productivo (búsqueda de nuevos terroirs (terrenos) de producción de café), manejo agronómico, y en especial, innovadoras estrategias de marketing cafetero para posicionar al café de Ecuador como uno de los productos de mayor diversidad y alta calidad en el mercado.

Según señala Pedro Pablo Jijón: “En el sur de Manabí, gran productor de la variedad de café arábigo, cursa por un incierto futuro por causas arriba expuestas. Es hora de que los líderes agropecuarios tomen acciones claras y objetivas, convocar a un gran fórum de productores cafetaleros donde expresen las posibles soluciones, articular con instituciones como prefecturas provinciales, alcaldías, ministerios, como de Agricultura, Comercio Exterior, y conformar una gran Corporación de Productores Agropecuarios de Manabí con verdaderos líderes del sector”. Sugiero que en Ecuador, debido a que en su mayoría los productores son pequeños caficultores, se debe liderar una estrategia de alianza de Estado y la agroindustria asociativa y de privados que defina los objetivos específicos que se desean enfrentar frente a lo que se está viviendo en el mercado del café internacional.

Este desafío es amplio y a largo plazo, involucra trabajar en el mejoramiento genético para la adaptación del café a nuevas zonas de producción, además de estrategias de marketing cafetero para la revalorización de actuales cafetales en plena producción que ayuden a mejorar el precio de comercialización gracias al mejoramiento de la selección de la calidad que se está exportando. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Martes, 12 Septiembre 2017 19:37

Google Adsense

Google Adsense