Miércoles, 09 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Con la consulta, sí al pacto ético

Leonardo Vicuña Izquierdo

Ecuador ha ganado respetabilidad en el mundo. La recuperación de la soberanía y dignidad nacional y su política internacional, en beneficio de la integración solidaria y la paz, así como su consecuencia con el ideal de la Patria Grande del Libertador Bolívar, ha tenido reconocimiento de los pueblos y países soberanos.

Por ello la adhesión de la inmensa mayoría de ellos a su posición crítica frente a los paraísos fiscales, centros de corrupción y estafa a los pueblos, alcahuetería de las mafias financieras y oligarquías para evadir impuestos, esconder patrimonios y beneficios, exportar capitales, lavar dinero mal habido; convocar, con la empresa privada cómplice, al atraco de los fondos públicos, con sobreprecios de obras y servicios de los Estados.

El escándalo de los ‘Panama papers’ dejó al descubierto a unas 240.000 empresas offshore, 40 países comprometidos, 12 Jefes de Estado, más de 500 bancos y unos 300 paraísos fiscales.

Bien ha hecho el presidente Rafael Correa, con el apoyo de las organizaciones sociales, en impulsar el pacto ético, para lo cual tomó la iniciativa de una consulta popular, de conformidad con la norma constitucional, para impedir que los servidores públicos tengan bienes, empresas o cualquier tipo de capitales en esos nichos de corrupción y mafias.

Los políticos del doble discurso, sus medios, periodistas y analistas a su servicio, juristas y representantes de gremios empresariales saldrán en su defensa con las consabidas críticas. El pueblo, una vez más, tendrá la oportunidad de ubicarlos y censurarlos.

Ya se han expresado los trabajadores y diversos sectores populares, respaldando la iniciativa que será punto central de la agenda nacional y el debate. Serán derrotados, no hay argumentación posible contraria, se quedarán sin piso los hipócritas que dicen defender la dolarización y reclaman por falta de inversión, empleo y critican las políticas públicas de la RC; desconociendo sus logros.

Sin embargo, organizan bancos y crean fideicomisos en Panamá. Es la derecha offshore y sus afanes de lucro sin fin. Es parte del crimen organizado desde las estructuras de la economía mundial, manejada por las mafias que controlan los créditos, el comercio, el dinero y los nexos con tales paraísos.

Las cifras sobre el tema son escalofriantes. Señalan que de $ 5 a $ 7 billones se han exportado a estos lugares y se estima en unos $ 255.000 millones el monto de la evasión tributaria.

Para Ecuador se han identificado 40 grupos económicos y se calcula en $ 30.000 millones los capitales exportados hacia ellos, cifra superior al presupuesto del Estado; se calcula que tan solo entre 2014-2015 salieron unos $ 3.000 millones. Estos exportadores de capitales aman el viejo país y el neoliberalismo y su propuesta electoral es “volver al pasado”.

La Corte Constitucional dará su fallo sobre la consulta y el pueblo tomará la decisión, la Asamblea Nacional corregirá las leyes para su aplicación en el país contra tales paraísos.

Será ejemplo para el mundo, al margen de intereses políticos y electorales de coyuntura; se persigue -además- liquidar un poderoso mecanismo de corrupción de burócratas utilitarios y rateros de todos los tiempos; de gentes dañadas que, lamentablemente, penetraron al Gobierno, que no ha escapado a este flagelo, perjudicándolo, lo que la oposición sobredimensiona a través de voceros descalificados, testaferros y hasta pillos que robaron los dineros públicos, por medio de sucretizaciones, atracos y salvatajes bancarios, mal uso de gastos reservados, sobreprecios, entre otros. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense